Méndez juega: Medabots

15 mar. 2010

No existe absolutamente nadie en el mundo que no haya intentado lanzar, alguna vez en su vida, un kamahameha. Aunque yo, por otro lado, era más de intentar usar la Medafuerza.




Cerca del 2000, año arriba, año abajo, llegó a España la franquicia de Medabots. Pronto nos inundaron las figuritas, la serie animada, y finalmente, los videojuegos. Qué demonios, si hasta tengo un mini-póster de Metabee en el cuarto.

Esta es de las pocas épocas que quizás guarde con algo de cariño. Porque tu única preocupación era la de no perderte el capítulo diario de Digimon, y de Detective Conan, y punto. (Efectívamente, el anime de Pokémon siempre me ha parecido una mierda.) Por aquella época, además, sí que solía ver bastante la televisión. ¿Y qué jóven sano no lo habría hecho? Además de las entretenidas series que ya he mencionado, los afortunados que en estos tiempos se podían permitir el canal digital, también disfrutaban de muchas series más, sin ir más lejos, la propia Medabots. Pero siendo francos, lo que me gustaba principalmente de Medabots era el videojuego.

Estamos en pleno apogeo de la gran Game Boy Advance. Fire Emblem, Final Fantasy Tactics, la primera entrega de Golden Sun, y más tarde, el indigno sucesor de Pokémon, Rubí y Zafiro, que aún seguían eclipsados por Oro y Plata. Estos grandes juegos, marcaron un fébril atisbo de infancia que hoy día mantengo. Es más. Yo añadiría también otro juego; Medabots: Kabuto y Kuwagata. (Más conocidos como Medabots: Versión Metabee y Versión Rokusho.) Tenía ambas versiones, siendo la de Kabuto mi preferida, debido a que Rokusho en el juego era un pringado, a pesar de que visualmente a veces llega a ser más atractivo que Metabee. A día de hoy, sólo conservo la Kuwagata, y a duras penas.

Y no puede ser. Hoy he terminado todos los exámenes del trimestre, y voy a hacer algo relativamente nuevo. Vamos a realizar una auténtica oda a los viejos clásicos, que aunque no sean mechas hechos y derechos como Mazinkaiser, Medabots sigue molando. (Al menos los diseños clásicos...) Por tanto, hoy Méndez descansa de Mountain of Faith, y rescata del olvido la vieja versión Kabuto.




Resulta irónico, conociendo un poco por encima la serie, pensar en un juego de Medabots de corte RPG. Y de hecho, muchísima gente critica este clásico de GBA por ese mero hecho. No obstante, no existe ningún otro juego que se parezca a este siquiera, ya sea por el sistema de combate, por las magníficas animaciones de batalla, o por la posibilidad de construir tu propio robot, pudiendo elegir entre cientos de medapiezas. Puedo decir con bastante acierto, que a su manera, es una pequeña joya, bastante única en su género.

Existen dos versiones del juego, y dependiendo de la que elijas, podrás jugar con Metabee o con Rokusho. Para esta ocasión, me he decantado por Metabee, así que vamos a empezar.

Joder, qué recuerdos.

Esta es el menú de inicio. Un dato curioso es que puedes cambiar el tema musical del combate.


Con bastantes ilusiones y esperanzas, y tras modificar a mi juicio las opciones del juego, comenzamos nueva partida. Yay.
Lo primero que vemos es a nuestro protagonista, Ikki Tenryou, entrando al Laboratorio de Medabots. Tras una charla con un científico, se nos da nuestra primera tarea: buscar al Dr. Aki.

Fondo a la izquierda, que hasta yo me lo sé mejor que tú.

Chachi, aún recuerdo perfectamente qué sala era. Asi que, tras encontrar al Doctor, tendremos la clásica opción de poner nombre a nuestro perdedor personaje.

Jo, jo, jo. Ahora no se meterán más en el cole conmigo.

Pues nada, tras esto, Ikki empezará a darle la vara al Profe para que le enseñe más cosas de los medabots, lo normal, vamos. Éste le da las largas, y lo manda con su nieta Nae, una supuesta experta en el tema. Sí, qué abuelete más simpático y entrañable. 
Pues nada, allá que vamos a buscar a Nae. Su despacho está justo al lado, asi que no tiene pérdida. En cualquier caso, aquí se nos presenta el primer problema. No nos dejan pasar al despacho.

Puede que no se aprecie, pero el científico me acaba de dar una señora hostia.

El zurriagazo ha sido de tal calibre, que automáticamente, aparece la propia Nae debido al estruendo. Y como la pobre está bastante necesitada y le va el shota, se lleva a Ikki al despacho, a hacerlo un hombre enseñarle los nuevos prototipos de medabots.

Me da igual que tenga 10 años, cuando un chico se sonroja tanto es que es marica.

Llegará un momento en que el mamahuevos de Ikki, en un alarde de inteligencia, nos sorprenda con un: "¡OH, NOES! ¡Va a empezar el Semanario Medabot!" y tengamos que ir cagando leches a casita, a ver la telebasura. Real como la vida misma.

 Captain Obvious Returns!

Pues nada. Estamos ya en casita, mandamos a la mierda a nuestra madre, que nos da la bienvenida, y subimos las escaleras para ir a nuestro cuarto. A veces me pregunto dónde dormiran los padres de los protagonistas de los juegos de RPG.
En fin, encendida la tele, Ikki se dispone a ver el susodicho programa.

Oh, Metabee en la tele. ¿Saldrá en Gran Medahermano?

La cosa es que al rato subirá nuestra madre para pedirnos que vayamos a hacer la compra. Tócate los cojones, ¿y mi robot? LO QUIERO YA. Aunque si mal no recuerdo, con los 50 euracos que nos suelta la parienta para comprar la comida, al final Ikki se compra las piezas de Metabee. 
Con esta ilusión, salimos a la calle, llena de medafílicos, lolicones y personas andróginas, hasta dar con la tienda.


Juas, juas, lo sabía. Al final el dependiente nos cuela un medabot. Enhorabuena, chaval. Te has ganado la bronca del siglo por comprarte un medabot defectuoso con el apenas existente sueldo de tu padre. Y de hecho, ya por el camino, el pobre Ikki se va lamentando de lo que acaba de hacer.

 Llevo siete años preguntándome qué coño es el Picantoni.

Llegamos por fin a casita, Ikki hace su entrada triunfal, ¡y...! ...Nos mandan a nuestro cuarto para que pensemos "en lo que hemos hecho". Pues vaya mierda. Yo hago eso y mi querida mami me hincha a guantazos. Juer, con razón la juventud de hoy en día está como está, coño.
Bueno, pues subimos a nuestro cuarto y nos ponemos a montar a Metabee. (¿No teníamos que pensar en  lo que hemos hecho? Un respeto a tu madre, niño.) En fin. No me quejo, por fin tenemos al medabot. Espera, no. Nos falta la medalla.

... 


 

Alguien tenía que decirlo. En cualquier caso, y gracias a San Nougami, nuestro papito nos consigue la medalla y un medareloj, necesario para darle órdenes al bicho.

 Nos la da este fanático de V de Vendetta tan majo que vemos aquí.

OH DIOS, POR FIN TENEMOS UN JODIDO MEDABOT. Pues nada, ya podemos ir a fardar de él al cole. Pero nada más salir de casa nos encontramos con la petarda de Erika, una "amiga" de Ikki. Erika nos reta a lo que será nuestra primera robobatalla, la cual llevamos esperando desde que encendimos el cartucho. Así que, Erika llama con su medareloj a Brass, su medabotina, que será todo lo mona que ella quiera, pero en un combate no vale un carajo.

Sí, un lazo precioso. ¿Cuándo vas a empezar con los tiros?

En fin. Finalmente ha llegado nuestro momento. ¡El momento en el que alzamos triunfantes nuestro reloj, y llamamos a...!


 
...GIANT ROBO!

Jo, jo, qué más quisiera. Llamamos al matao de Metabee y destrozamos a Brass con un par de disparos. Fin de la historia. Para que os hagais una idea del sistema de combate, podeis echarle un ojo a este video.

He estado jugando otro buen rato más. Tras ese combate inicial, empieza la verdadera historia, llena de acción y de peleas, y además, llegará el momento en el que podamos construir nuestro propio medabot, y luchar con hasta 3 robots a la vez. 
Así que, como me he entretenido bastante, y me ha gustado bastante volver a jugar a este juego, vamos a puntuarlo y todo, hala.

Conste que las puntuaciones están dadas sabiendo y contando que es un juego de hace ocho años para GBA. Así que lo comentaremos como si estuviéramos en pleno 2002.


Gráficos: 8 
El aspecto visual es normalillo, pero gana mucho por las grandes y espectaculares animaciones durante los combates. 

Sonido: 8
Personalmente me gusta bastante, en especial los temas de los combates. A veces pienso que sólo se curraron los combates.

Jugabilidad: 10
Sí, el sistema de juego me encanta. Porque tienes que tener muchas cosas en cuenta a la hora de combatir, además de ser un sistema original que ni siquiera hoy día ha sido usado de nuevo, por lo que es único.

Duración: 7
Hay juegos que te durarán mucho más, como el Final Fantasy Tactics, o incluso cualquier Pokémon. Aún así, la historia es bastante larga, y conseguir todas las piezas lleva su tiempo.


EN DEFINITIVA: 8 (Muy buen juego para GBA)
Es tremendamente adictivo, y está bien logrado, siendo un juego muy original, con unas animaciones muy bien trabajadas y unos personajes (y medabots, principalmente) muy molones. 
Mucha gente lo acusa de plagiar a Pokémon, pero ni caso, que ya me dirás tu en qué se parecen un medabot y un pokémon. OH, CUIDADO, QUE A AMBOS LES DAN ÓRDENES UN HUMANO. Al Giant Robo también le da órdenes un niño y no lo han acusado de plagiar al gilipollas de Pikachu.
Y ya para terminar, pondré como siempre alguna imágen para que esto no quede tan mechafílico como suele quedarse.


Sakuya, una meido de las que no quedan.

 Y ya que estamos, una de Remilia achuchando a Flandre. Qué fácil es hacerme feliz.

 


7 parida(s):

Blue Striker dijo...

Hay sí, Medabots, me encantaba esa serie, yo tenía la versión de Rokusho (hasta me acuerdo que tu rival en lugar de tener a Sumilidon tenía a Warbanditt, si es que lo he escrito bien), era una pasada de juego, mi equipo estaba formado principalmente por Rokusho y Krosserdog, aunque también me encantaba usar a Sharpedo en zonas acuáticas.

Por cierto, muy buena selección e openings en la entrada anterior.

PD: ¡SAKUYA, MI AMOR! (Nosebleed)

Méndez dijo...

Sí, era Warbanditt. Pero me gustaba más Sumilidon, personalmente.

Sharpedo... ¿eso no era un pokémon?

Blue Striker dijo...

¡COÑO! ¡ME CONFUNDÍ! ¡SE LLAMABA SHARKKAN! (Si no me equivoco)

Méndez dijo...

No, si sé a cual te refieres... Pero me da a mi que no se llamaba así exactamente. (Yo tampoco me acuerdo)

maestro pokemon dijo...

Dios, ese fue uno de mis primeros juegos de GBA, después de los pokemon cristal, amarillo y azul. TTwTT
Que buenos recuerdos de cuando pateaba Kintaros con mi Kintaro (al que por desgracia primero le tube que poner partes de Churlybear). TTwTT
PD: Si, creo que era Sarkkan.

Méndez dijo...

Me acabo de dar cuenta de que tengo una puta figurita del medabot en cuestión.

Pero sigo sin acordarme del nombre exacto... Aunque sonaba más o menos así, así. Sharkan, o por el estilo.

Ulises Méndez dijo...

Buenísima reseña.
Y excelente RPG.
Sigue con tu blog primo Méndez.

Related Posts with Thumbnails