La locura de Suruga Kanbaru.

10 may. 2010

Esta vez, me gustaría estrenar un pequeño espacio, seguro y fuertemente protegido frente al continuo odio que destila este hostil intento de blog. Aunque quizás tenga esa embriagadora fragancia de 'filler post', no por ello sería ético discriminarlo, ya que considero que en cierto modo puede ser un espacio muy interesante. Se trata de 'Los mejores momentos de la historia del anime según Méndez', y prometo no ser excesivamente mechafílico. (Debido a que el título original de la entrada es demasiado largo, se reducirá al nombre de la escena o momento en cuestión.)

Antes de comenzar con la nueva sección, me gustaría aclarar otra cosa. Como todo, lo que leerás a partir de aquí, no deja de ser más que mi dictatorial opinión. De todas formas, es más; ¿crees que hay momentos muchísimo más épicos que estos? ME IMPORTA UNA MIERDA. Sin nada más que añadir, comencemos.

Los mejores momentos de la historia del anime según Méndez: la locura de Suruga Kanbaru.

Tengo malas noticias para aquellos que piensan que la epicidad del anime murió con el King Kittan. Personalmente, siempre he pensado que, al menos si no la epicidad, sí que el anime moderno decente murió con Bakemonogatari. Y esto, a fin de cuentas, es una muerte casi tan épica como la de Kittan, le pese a quien le pese.

En esta ocasión, nos situamos en la tercera saga de Bakemonogatari. El sino esta vez reúne, probablemente por error, a nuestro protagonista, Koyomi Araragi, con una de las mentes más complejas, excéntricas y psicópatas que jamás ha conseguido crear el anime moderno. Realmente es Senjogahara, con su supuestamente inofensivo pero afilado y ponzoñoso material escolar, el personaje idóneo para ser una más que digna sucesora de Rena Ryuugu. Y si me preguntan por mi personaje favorito, existe la posibilidad de que yo mismo dé mi voto por el cangrejo. Pero francamente, no se puede tapar el sol con un dedo. Hay que reconocer que el personaje más interesante e incluso más representativo que Senjogahara, al menos si has visto la serie completa, no es otro que esa mente compleja, excéntrica y psicópata que define a Suruga Kanbaru.


Empecemos desde el principio. Kanbaru era la antigua mejor amiga de Senjogahara, a la cual Araragi se beneficia. (Aunque en realidad es Senjohagara la que... Bah.) La cuestión es que la propia Kanbaru se presenta a sí mismo como lesbiana, como fujoshi, como sadomasoquista y como lolicona. Y no usa pantsu. Razones por las cuales ya hacen que sea un personaje épico, pero vamos más allá.

Kanbaru tiene un inconveniente. Para resumir la historia, digamos que por una, digamos, 'maldición', su brazo izquierdo se ha deformado en el de un mono. Lejos de terminar aquí el problema, este brazo hace que le den brotes de esquizofrenia como quien no quiere la cosa. Aquí es cuando su subconsciente psicópata comienza a actuar. Así que, cuando se entera de que Araragi está saliendo con Senjogahara, su más ferviente amor, pues se nota a la legua que no le hace demasiada gracia, a la chica. Por lo que comenzará a volcar sus frustraciones en el pobre chaval.

El punto álgido está en que Kanbaru adquiere una fuerza y velocidad descomunal. Por eso cuando Araragi intenta ayudarla y eliminar su maldición, se meterá de cabeza en lo que es, sin duda, una de las mayores palizas y torturas físicas de todos los tiempos.

¿Qué serías capaz de hacer por amor? Kanbaru lo tiene más que claro. Y sin más dilación, un trozo de uno de los espectaculares enfrentamientos entre estos dos personajes.


Está algo incompleta, pero no hay nada mejor. Dicha lucha dura hasta el minuto 2:25, más o menos.


FALCON!! PUNCH!!!

3 parida(s):

Blue Striker dijo...

¡¡¡HOLY SHIT!!!
...
...
...
¿Ha...ha usado sus...sus intestinos como cuerda para derribarlo?

Porque si es así ¡¡¡ESTA ES LA MEJOR PELEA QUE HE VISTO EN MI PUTA VIDA!!!

Méndez dijo...

Efectívamente. Los jodidos intestinos.

Hernan dijo...

Suruga es el mejor personaje de ese anime.
Por otro lado, Bakemonogatari me pareció interesante, pero de ninguna manera un buen anime. El aspecto audiovisual rezuma creatividad, pero flaquea terriblemente en historia y desarrollo de personajes.

Los diálogos son densos, tire y afloje histérico entre personajes vacíos, apenas bocetos. Los juegos de palabras/kanjis se quedan trabados en la barrera que es el idioma.

Para ver algo audiovisualmente llamativo y CON contenido, mejor recurrir a los animes del estudio 4ºC (Kaiba y Kemonozume por ejemplo). Los prefiero mil veces a los huecos (y repetitivos) desvaríos de SHAFT.

Related Posts with Thumbnails