Méndez juega: The Kidnapped Turnabout (Primera parte).

1 sept. 2010



(Este artículo contiene demasiado humor y referencias a la saga de Phoenix Wright. Si no ha jugado nunca a tales juegos, le recomendamos que complete de forma satisfactoria la mayor cantidad de entregas posibles. Gracias.

El caso narrado a continuación no está descrito tal cual es en realidad, algunas partes están omitidas y algunas son añadidas por motivos méramente cómicos. Por lo que, fans de la saga, no me comenten nada si ven que mi descripción no es fiel a su realidad.)


Phoenix Wright. Méndez aún era jóven e ingenuo cuando leyó aquel nombre por primera vez. No prestó atención al megalodónico potencial que escondía aquel artículo nimio y mal redactado de Nintendo Acción. ¿Un videojuego de abogados? Guau.

El verano del ya pasado 2008, me acercaron a la Fnac, en Murcia, y incluso con el paso de los años, como mínimo tres, de hecho, me acordé del título cuando lo ví en la estantería. Decidí agenciarlo y en el turbulento viaje de camino al pueblo, completé mi primer caso y visioné cómo asesinaban a Mia Fey. Siempre viajo con mi DS, es algo natural en mí. Un año más tarde, volví en mi salida anual y compré la segunda entrega del juego. He de admitir, que esos dos juegos, junto a Pokémon Soul Silver, son los únicos juegos de DS que tengo originales. (Vale, quitando la NES, todas mis consolas están pirateadas. ¿Algun problema?)

La cosa es que siento que no le he dedicado el espacio que se merece en el blog, a una saga como es Phoenix Wright. Y me vas a perdonar, Nick. Porque de momento, Edgey es quien se llevará algo de la gloria que se merece.

Ace Attorney Investigations reniega de los tribunales y se centra más en el trabajo de campo. Encontrar cadáveres, buscar pistas, señalar al asesino. In your face, Horatio. Y ahora que me queda tan solo un caso para completar la saga completa (hasta la fecha), me gustaría parar a comentar el juego, los muchos cambios que trae, si son para bien o para mal, y por supuesto, uno de los casos que incorpora. Mi elección ha sido el tercer caso: The Kidnapped Turnabout. (Aka el caso secuestrado, porque gira en torno a un secuestro. ¿Ingenioso? Pues no.)

No necesito advertir de los muchos spoilers, ¿no? Aunque imagino que a más de uno se le quitarán las ganas de jugarlo al ser el único juego que no ha sido traducido al español, pero en fin. Advertido quedas.


Yo (o sea Edgeworth) me encuentro en un aeropuerto, justo donde terminó el segundo caso. Recibo una llamada de Ernest Amano, un ricachón que nos echó un cable cuando estudiábamos bajo el tiránico von Karma, y tendremos que devolverle el favor: su hijo Lance ha sido secuestrado.

El plan es sencillo. Debemos dejar la maleta con el millón de dólares dentro de un parque de atracciones, más concretamente dentro de la Casa Encantada. En cuanto el intercambio se hubiera realizado, el incompetente Dick Gumshoe y su tropel de incompetentes cuerpo policial, irrumpirían y detendrían al secuestrador. ¿Fácil, verdad? Con Gumshoe al mando, no.

La cosa se complica. Gumshoe no llega al rescate, pierdo el maletín y un Proto Tejón me pega un batacazo que me deja inconsciente.

 Míralo, desde aquí huelo su instinto asesino.

Sí, creo que la cosa se complica. Despierto amordazado en una oscura habitación vete tu a saber dónde. Edgey muere de inanición y se acaba el juego.

Bueno, eso en la versión japonesa. En mi versión, Edgey no tiene cojones a morirse por miedo a mi posible reacción. Por lo que hace lo típico: intentar desatarse. Problema: no puede. Genial. Mientras el pobre fiscal se encuentra enfrascado en un dilema interno (o repasando la lista de la compra, vete tu a saber), aparece una extraña mozuela delante de nuestras narices.

 ¡Yay, carne fresca!

Pues nada, somos salvados por la presunta Yatagarasu, una autoploclamada ladrona legendaria que llevaba siendo nombrada en los casos anteriores bastantes veces. Se presenta como Kay Faraday y a pesar de haber entrado en la habitación, no sabe cómo salir (entró por una ventana, está demasiado alta como para usarla como salida). Menuda ayuda. Me estoy oliendo que hará lo mismo que Maya con Nick. Al menos esta no pide hamburguesas cada dos por tres. Tras las primeras preguntas, pesquisas y demases a la chavala, nos ponemos manos a la obra.

Con mi nueva e improvisada compañera he de encontrar una forma de escapar de la habitación. ¿Forma de hacerlo? Lógica. No, en serio, con lógica. En las otras entregas, con Phoenix encontrabas pistas y pruebas mientras investigabas. Con Edgeworth se añade información a un apartado de Lógica, que tiene la misma finalidad que el Acta de Juicio. Combinando la información de la manera apropiada, se sacan las conclusiones y todas esas cosas tan bonitas que resultan tras usar el cerebro y el sentido común. Suena raro, y lo es, así que lo resumiré hasta la conclusión final a la que llegamos.

Primero, gracias a Kay, recopilamos todo tipo de información sobre el parque, en especial sobre los diversos Tejones. Los Tejones son una mascota psicótica creada por Gomazapato en el primer juego. Ahora se han reproducido, no me preguntes como, y hay cuatro tipos distintos, y rondan por el parque en cuestión. Conclusión, que tenemos a:

-El Tejón Azul, el original.
-El Tejón Rosa, lo mismo, pero en rosa y con un lacito.
-El Proto Tejón, el Tejón Azul en su etapa más esquizofrénica.
-El Tejón Malvado, el enemigo del Tejón Azul, con gafas de sol y pistola.

Creeme. Más te vale memorizar esto último. Por tu propia salud mental.

Segundo, hay un pasaje subterráneo debajo de la habitación. Para acceder a este, hay una escalera removible. Removible. Edgey la coloca justo debajo de la ventana y... ¡bingo! Kay y Edgeworth consiguen salir de la habitación.

Nos encontramos en Wild Wild West (Salvaje Salvaje Oeste, en inglés queda más chulo), una de las zonas del parque. Básicamente se reduce al Estadio, Wild Wild West, la Casa Encantada y la Entrada del parque. Sencillito, ¿no? Pues tras una conversación con Gumshoe, retomamos la investigación del secuestro.

Como se puede obviar, la zona simula un desierto, por lo que el suelo es de arena. Edgey se fija en esto, y al rastrear las huellas, podemos deducir que hay más de un secuestrador, y que ha huido en dirección al Estadio. Además, ¡sorpresa! Los secuestradores van disfrazados de tejones. De puta madre. No, de verdad, de puta madre, un grupo de tejones sanguinarios locos sadomasoquistas anda suelto por ahí. Y aquí no se acaba el problema, puesto que han robado los trajes de recambio, lo que quiere decir que hay cuatro tejones que sí que son los verdaderos, los currantes, o sea. De puta madre. Capcom, qué genios. Se emocionaron con el Monster Hunter Tri, y están en racha.

Lejos de ser de ayuda, no me pregunten como, Gumshoe es arrastrado por los policias a hacer nosequé cosa y a nosedónde sitio, por lo que me quedo a solas con Kay. Nos liamos, tenemos dos hijos, somos felices y acaba el juego.

Al menos en la versión japonesa. En la mía avanzamos por la zona un poco y descubrimos, ¡tachán! ¡Un Tejón Azul! ¡Oh, dios, Kay, salgamos corriendo, es esponjoso y quiere ser nuestro amigo! ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA-Eh! ¡Un momento, eso significa que no es de los malos! Entonces, ¿quién es este enigmático y amable Tejón Azul?


NO ME JODAS. MIKE MEEKINS, NO. CUALQUIER COSA MENOS ESTO. Capcom, sois unos asquerosos hijos de puta. Este tío acaba con mi jodida paciencia. Acaba con la jodida paciencia de cualquier jodida persona en este jodido mundo de jodida mierda. Se me han quitado las ganas de todo. Agh, no quiero hablar más, dejadme en paz. Iros a la mierda.

(Días más tarde.)

Meekins nos cuenta que se encuentra infiltrado para atrapar a los secuestradores. Por lo que, teniendo en cuenta alguna que otra evidencia, concluimos que hay tres de ellos. Así que si vemos a otro Tejón Azul, es de los malos. Bien, poco a poco. De repente, cadáver.

Cadáver. Sí.

No hay nada para animar un parque de atracciones que un cadáver bien muerto. Meekins lo encuentra por casualidad al abrir el garaje en el que guarda su Tejonmóvil. No preguntes. NO PREGUNTES.

Así que toca investigar, chachi. Pero antes de eso, aparece Mr. Ernest Amano (aka Buda) afirmando conocer al hombre que yace muerto. Según Buda, se trata de Oliver Deacon, su mayordomo y tutor de su hijo. ¿Y qué pinta este tío aquí? Bah, luego lo deducirá Edgey.

Investigando, descubrimos la causa de la muerte: un único disparo, la bala entró por el estómago y salió cerca del hombro. Curiosa trayectoria. También descubrimos un colgante de un caballo en el cuello de Deacon. Algo tendrá que ver. Los caballos son malvados, siempre tienen algo que ver.

Problemas y contradicciones que sacamos de las dos pistas:

Uno, no hay sangre. Por lo que el garaje no fue el escenario del crimen. De hecho, hay tan poca sangre, que parece que ha sido absorbida por algo, o limpiada, o cualquier patraña rara de las que se suelen montar. Qué novedad.

Dos, en el colgante aparece grabado el nombre de Colin Devorae. Es un anagrama de Oliver Deacon. Pero no entiendo que pinta esto ahora. ¿Usaba un nombre falso? ¿Y qué? Está en el otro barrio. 

Más problemas, aparece mi supuesto enemigo en este caso, Shi-Long Lang y su ayudante Shih-na. Shih-na tiene el pelo corto, así que tiene mi faprovación. Lang es un tío, dejémoslo ahí. Y encima me recuerda a Furio Tigre.

La cosa es que aquí comienza el conflicto. Lang acusa de cometer el asesinato a Meekins. Ja, sí, y Bon Jovi es black metal sinfónico. Aquí comienza el intercambio de hipótesis. Alguien monta un supuesto escenario y yo desmonto su acusación con la evidencia y pruebas que he encontrado. ¿Simple, verdad? Pues vamos allá.

El principal motivo por la acusación de Lang se centra en que (según parece) es muy difícil encontrar una pistola (por eso salen en todos los casos, porque son muy difíciles de encontrar) y Meekins es madero, y bla, bla, bla. Ahí tiene un punto, pero surge un problema: Meekins ha perdido la pistola. Toma, qué profesional, sí señor.

Pues nada, habrá que pensar en otra cosa. Como está claro que el crimen no se cometió en el garaje, sino en el Estadio. ¡Es el regreso del Capitán Obvio! Al menos, según Lang: hay otro testigo que lo afirma, ya hablaremos con él más tarde. Despachemos a Lang rápido y salgamos de aquí, Kay.

Lang afirma que Meekins transportó el cuerpo en el Tejonmóvil, que curiosamente se encuentra aparcado justo al lado del cadáver. A ver como niego yo esto. Vamos, Edgeworth.

 Usaste el Tejonmóvil, mothafakah!

Vale, a ver esto. Antes y durante el asesinato había llovido mucho. En el Estadio el suelo es de tierra, por lo que si llueve y la tierra se moja, se convierte en... ¡Barro! Y si pasas con un coche por el barro... ¡Se te ensucian las ruedas! Y el Tejonmóvil tiene barro en las ruedas... ¡Ah, pues no! Que te jodan, Lang, no podrás contra mi sentido común. Luego nos vemos, chino de mierda.

Rumbo al Estadio (que de estadio tiene poco, es un puto descampado) a hablar con el testigo que presenció el momento del disparo. Todavía no sé como coño se transportó el cadáver, pero con lo de la lluvia y el barro, con el Tejonmóvil no cuentes. Vale, a ver quien nos toca esta vez.

El Tejón Rosa. Joder. Me cago en mi madre. El disfraz del Tejón Rosa es el único que no robaron, así que no se tratará de más que un humilde y simpático trabajador, que me contará amablemente todo lo que...


AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH.

ES LA LECHUZA. LA JODIDA LECHUZA. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH.

Wendy Oldbag. Sexo: mujer (creo). Edad: perdió la cuenta. Única habilidad: rajar. Rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y rajar. Y más rajar. Y más rajar. Y más rajar. Y más rajar. Y más rajar. Y más rajar. Y más rajar. Y más rajar. Darle a esta tía la palabra es como darle a Rena un cuchillo. Un atentado contra la humanidad. Maldita sea, primero Meekins, ahora la vieja Lechuza. Hoy me voy a enfadar con alguien.

En fin. Vamos a interrogarla. ¿Qué sacamos en claro de ella? Al principio nada. No, en serio, nada. Por suerte, de repente entra en escena Ema Skye. Gracias Capcom. Me habeis alegrado el día. Muchas gracias, de verdad. Ya no me molesta tanto que tenga que interrogar a Oldbag.

¿Había que equilibrar la media de edad, no?

Ya. Con Ema soy feliz. Con Ema ya puedo investigar de forma científica apropiadamente. ¿Qué encontramos? Pisadas. Pisadas grandes y planas. ¿Qué deducimos? La víctima iba vestido de tejón. Oh, genial. Y el asesino también. Oh... eh... uf, que bizarro. Un tejón matando a otro tejón.

Ahora viene el HOLY FUCK del caso. Kay tiene un aparatito para simular cosas. ¿Se pueden simular escenas del crímen? Se pueden. Lo llama Little Thief (aka Bandidito, que queda más cuco). No, en serio, es un puto simulador de alta tecnología. Vamos a ver. Simulando crímen...

Primera contradicción: el ángulo del disparo. Solución, según Oldbag: a la hora del crímen había un escenario. Segunda contradicción: según Oldbag, el que estaba subido al escenario era el asesino. Solución: no hay.

¿Qué? No, en serio: ¿Qué? Maldición, ¿cómo va a disparar un tipo desde por encima del objetivo y la bala le va a atravesar a la víctima desde la zona inferior del estómago hasta el hombro? ¿Cómo se come eso?

Ah, coño. YA LO ENTIENDO.

EL ASESINO ES HOL HORSE. CASO CERRADO.

(Continuará en la segunda parte.)

7 parida(s):

:Pablo dijo...

Gumshoe: Idiota hasta la muerte. No se le ocurrió registrar la imagen del tejón y ahora míralo, sin un duro mientras alguien se beneficia de todo eso.

Huy, pues si te queda el último caso... Ese se las trae. Ligeramente.
Es más rebuscado incluso que el de la posesión infernal del Trials and Tribulations.

Méndez dijo...

A mi ese tejón me da miedo. En serio.

¿Más rebuscado que todo el rollo de Dahlia? Oh, Dios. Veo el mindfuck acercándose a babor.

tobi2873 dijo...

Interesante, y entretenido chi chi, aunque nunca he jugado algun phoenix wright xDD lo que pasa por no tener una DS y un ordenador que no puede correr el emulador a una velocidad aceptable e__e
Bueno que me desvio del tema xD aver como sigue la segunda parte e_e

Méndez dijo...

Creo que lo desvirtualizaré aún más. Aunque seguirá siendo el mismo mindfuck que en el juego.

Y deberías comprarte una maldita DS.

tobi2873 dijo...

Planeo comprarme una DS, algun dia de estos xD

:Pablo dijo...

¿Cómo? ¿Segunda parte?

¿Pero no habíamos quedado en que el asesino era Hol Horse?

Ah, no, que seguro que tiene Inmunidad Diplomática.


...No le des vueltas, es un chiste con vistas al último caso.

Méndez dijo...

Calla, calla, que tengo un lío con el puto caso...

Y Hol Horse no tiene Inmunidad Diplomática. Lo que pasa es que... Eh... iba a decir que está muerto pero... ahora no recuerdo si la palmó al final o no.

Bah, da igual. Yo quiero montarme una paranoia con lo de los espejos y los tejones.

Related Posts with Thumbnails