Odio a la gente que pone excusas cuando pierde.

16 mar. 2011

Cuando era pequeño (sí, lo fui en su día), normalmente, dado mi estado de ánimo poco amigable que para bien o para mal me solía caracterizar, me decantaba principalmente por los videojuegos de lucha.

Juegos que, por supuesto, ganan muchísimo cuando no sólo puedes entretenerte un rato, sino que además puedes vapulear ampliamente a cualquiera de tus hermanos, primos y/o amigos. Humillarlos, destrozarlos, triturarlos. Encadenarles un buen combo en la boca a base de patadas. Lo que viene a ser el arte ya olvidado de dejar al rival por los suelos, echado a perder debido a la prostitución que han sufrido los videojuegos a lo largo de estos años. Pero bueno, la idea es básicamente la misma.

En mis tiempos mozos, era una práctica habitual. Reunirse un buen puñado de personas para jugar a un videojuego de lucha. Y he de decir que nunca consiguieron ganarme. Es muy cierto que tanto mi hermano, como mis primos, como la mayoría de conocidos que jugaban contra mí eran, por decirlo sin faltarle el respeto a nadie, unos putos mantas. Pero mira, un bonito recuerdo que tengo de mi niñez.

Claro está, dicho videojuego, por tradición, fue siempre el mismo. Siempre.

 O sea, el Tekken 3.

Tekken 3, un maldito clásico de la PSX. En cuanto a juegos de lucha, no había otro. Sí, vale, estaba Soul Calibur (que en aquel entonces era Soul Blade), pero en aquella época era muy pequeño e inocente, y uno a esa edad no se da cuenta del encanto de los personajes de Soul Calibur. Encanto que, de todos modos, sólo empezó a ser flagrante en el Soul Calibur III.

Nota recordatoria para los lectores: soy un hombre.

La cosa es que Tekken 3 era lo que había, y poco más. Sí, decir esto es hacerle un feo, primero a Soul Blade (y posteriormente Soul Calibur), pero también a Mortal Kombat, a King of Fighters, a Bloody Roar, a Digimon Rumble Arena y a varios más que me dejaré, seguro (excluimos el Street Fighter al no ser santo de mi devoción y al Dead or Alive al ser más un juego erótico que de lucha), pero que me la sopla. Por lo que, básicamente, Tekken siempre me ha tirado más que el resto, motivos de nostalgia, se siente. Además de que en la última entrega han incorporado a una chica mecha con motosierras en los brazos. No sé que más puedo pedir.

Pero volviendo a esas largas tardes en los que el pringado que perdía pasaba el mando, no puedo evitar hacer una de mis amargas reflexiones sobre lo que viene a ser el mero hecho de que, por algún extraño motivo que no alcanzo a entender, a la gente no le gustara perder contra mi. Entiendo que odien perder, pero a ver, chavales, ¿quién coño os creeis que soy? Mientras vosotros estais por ahí de bureo jugando al escondite y al fútbol yo me quedo en casa practicando combos con Yoshimitsu. Combos que, por cierto, se me han olvidado casi en su totalidad. Ahora soy más de Alisa, Law, Jin o Bryan.

Y vaya. Ahora con dieciocho años, te tomas la derrota como un paso más hacia una futura victoria, de forma filosófica, como un hombre, maldita sea (excepción: Shin Megami Tensei, en ese caso es el "Un, Dos, Tres, Despotrica otra vez"). ¿Con ocho, nueve años? Me cago en tus muertos; lo más suave que sale de tu boca. A día de hoy, sigue haciéndome mucha gracia las excusas que me ponían aquellos payasos. He aquí una pequeña recopilación de las más sonadas.

1 - No sé jugar.

No había un solo maldito día en el que alguien no lo dijera. "No sé jugar, no sé jugar".

Lo que no sabes es perder, hijo de puta.

Vamos a ver, que es muy sencillo. Entiendo que uno, como ser civilizado y humano que es, necesite qué menos que dos, tres partidas para empezar a acostumbrarse a los controles y a aprender un poco a saber cuando atacar y cuando defender. Pero a ver, que esto me lo dices el primer día y mira, cuela. Nos echamos unas risas, unas palmaditas amistosas en la espalda y todos tan contentos. Empieza a perder consistencia (y coherencia) a partir del segundo día. Y te recuerdo que te grabé el juego hace varios meses, así que no te quejes tanto.

2 - No sé controlar a este personaje.

Ah. Ya. Claro. Mira, este tiene algo más de consistencia. Entiendo que, como es de esperar, cada personaje tiene diversos movimientos, habilidades y estilos de pelea y que, por ende, las combinaciones de botones que sirven para x personaje, no sirven para y.

Así que, vale, es comprensible, te lo perdono.

Y una mierda. 

Pues no te elijas a ese puto personaje, de verdad, no vas a ser más guay porque me ganes con un personaje que no has usado en tu puta vida. Está bien eso de ir probando personajes y no luchar siempre con el mismo, no te lo niego, pero vamos, ya me entienden.

3 - Es que mi personaje era una tía.

Oh, vale, perdona. Tienes razón, ha sido un fallo tonto por mi parte, mis disculpas.

Samus Aran era una mujer. Jade era una mujer. LA ENTRENADORA POKÉMON ERA UNA MALDITA MUJER.

Calma, calma. En fin, preparen los facepalm que la que viene ahora es buena.

4 - Es que no me dejas atacar.

PUES CLARO QUE NO, IDIOTA. ESTO ES UN PUTO JUEGO DE LUCHA. UN MALDITO Y JODIDO JUEGO DE LUCHA. EN SERIO, ¿EN QUÉ COÑO ESTÁS PENSANDO? ES COMO SI CUANDO VAS A HACER UN EXÁMEN LE DICES AL PROFESOR: "PROFESOR, ¿POR QUÉ NO ME DEJA USAR CHULETAS?" 


ES ESTÚPIDO. ES JODIDAMENTE ESTÚPIDO. ES DE RETRASADOS. DE MALDITOS RETRASADOS.

ES MÁS, ¿SABES QUE TE DIGO? ¡QUE COJAS TU PUTO PERSONAJE, TU PUTO MANDO Y TE LARGUES DE MI CASA! ¡NO VUELVAS MÁS POR AQUÍ, IMBÉCIL!

En serio, odio a esta gente.

11 parida(s):

Tobi2873 dijo...

"3 - Es que mi personaje era una tía."
Facepalm.
"4 - Es que no me dejas atacar."
Vale, eso ya es demasiado.

:Pablo dijo...

I SMELL TRUTH HERE

Pero el Tekken 6 es un coñazo, hay que admitirlo. Un juego en el que mi hermana puede hacer perfects al jefe final con un sólo botón... malo malo.

Méndez dijo...

[Tobi]

Pues era el que más se escuchaba en mi época.


[:Pablo]

Básicamente. Ya no hacen malos como Ogre, o directamente como Devil y Angel del Tekken 2.

Pero Alisa mola.

Mr. Angelu dijo...

¡Qué nostalgia! Cuando barría a mis primos/amigos en el Tekken 3... Luego terminé por desengancharme y me barrían ellos a mi, pero nunca puse una maldita excusa. ¿He perdido? Muy bien, ha sido una digna batalla. Y ya está.

Pero en serio, la cuarta excusa me la puso un primo mío cuando yo era pequeño, me dijo textualmente "¡es que no me dejas ni respirar!" ¿¡Y qué coño te esperas, que te venza con la mirada!?
En fin...

Méndez dijo...

No sé, pero yo en el Tekken 2 tiraba rayos láser con Devil/Angel y en el Tekken 3, fuego con True Ogre. Tekken troll detected.

:Pablo dijo...

El auténtico TROLAZO de Tekken es Gon.

Nunca ha sido superado, ni por el cocodriloide del 6

Méndez dijo...

Gon.

No me acordaba de ese pequeño hijo de las mil putas. Ains.

hashepsutx dijo...

hahahahaha..
Méndez esto me a hecho viajar en el tiempo..claro que Tekken 3 era uno de mis juegos favoritos en aquellos tiempo.

Supongo que mis hermanos lamentaron enseñarme las técnicas de cada jugador, puesto que de ahí nadie me ganaba, nisiquiera ellos... Recuerdo que siempre iba a uno de esos lugares donde apostaban con ese juego, y siempre me iba con los bolsillos llenos de dinero :D..

Bueno.. todo una época..

Saludos Méndez!
Abrazos.

ripforever dijo...

Mi habilidad para manejar a Gon, era increíble.
Una lástima que haya perdido eso, me aboco a la nostalgia, ya que no poseo más la grandiosa PS.

cepa261292 dijo...

[Méndez]
"pequeño" es la palabra clave a la hora de referirte a gon

Fénix dijo...

Recuerdo que cuando jugaba a uno de esos juegos con mis primas, que era de Pascuas a Ramos, jamás puse una excusa.

Sabía que no tenía ni idea de habilidades especiales, mientras que ellas se tiraban tardes enteritas con ello, por lo que estaba seguro que iba a perder.

Por lo tanto, mi técnica se basaba en ir eligiendo los personajes que más me gustaban gráficamente y dedicarme a embestir como un toro de lidia.

En cuanto le cogía el truquito a eso, que temblasen.

¿Y si perdía?

Existen las REVANCHAS XD

Related Posts with Thumbnails