Reseña: Hajime no Ippo.

1 oct. 2011


No sé por qué demonios esta maravilla aún no tiene una entrada en el blog aún. Sí, la metí en un top y tal, pero merece la pena hablar de ella con más profundidad.

Hajime no Ippo nació como manga, a comienzos de los años noventa, de manos de un tal Jyoji Morikawa, quien lleva desde entonces trabajando en él, el manga de hecho continúa publicándose. Se creerá el Araki del boxeo, qué se yo. Como vieron (acertadamente) que dicho manga tenía potencial, en el 2000 decidieron que ya era hora de hacer una adaptación al anime. Y eso hicieron. Así, entre 2000 y 2002 se emitió una primera temporada de 76 capítulos.

¿Y de qué trata Hajime no Ippo? Bueno, supongo que ya te lo puedes imaginar: boxeo. No soy seguidor de los animes deportivos. Ni siquiera simpatizante. Pero Hajime no Ippo es especial.

La historia trata sobre un chaval, Ippo Makunouchi, el protagonista, el cual, a grandes rasgos, es un pringado. No hay día que no sea molestado por los típicos matones japoneses de instituto, con tupé y todo. Pues uno de estos días, mientras recibe la paliza de su vida, es rescatado por una montaña de testosterona llamada Mamoru Takamura.

 Más salao que todas las cosas.

Takamura es boxeador profesional, como se puede apreciar a simple vista. Por lo que lo lleva a su gimnasio para curarle las heridas que le han hecho los matones. Lo típico. Takamura le propone a Ippo que se desahogue dándole puñetazos al saco. Los jóvenes de hoy en día y su estrés. La cuestión es que Ippo le arrea un sopapo al saco que casi lo manda a Albuquerque. Sí, tal cual. Esto despierta en Ippo una curiosidad por el boxeo e intenta que Takamura le enseñe a boxear. Y tras muchos intentos, finalmente es aceptado en el gimnasio, para finalmente convertirse en boxeador profesional. Y ya todo se reduce a hostias y más hostias. No es que no exista una línea argumental, es que contar más sería spoilear.

Existe una pequeña historia, y trasfondo en prácticamente todos los personajes, pero el atractivo principal del anime está claro que son los combates. Los cuales no tienen pérdida. Si piensas que por ser "símplemente boxeo" los combates van a ser simples y anodinos, olvídate. Esto poco tiene que ver con el boxeo de la vida real. No obstante, están trabajados de un modo que parecen totalmente plausibles. Cada término, cada estilo, cada golpe, todo está apoyado en el boxeo real. En ese sentido es como Eyeshield 21, puedes aprenderte todas las normas y chorradas del boxeo o del fútbol americano sin ver realmente boxeo o fútbol americano.

Otro punto fuerte del anime son los personajes. Lanzaré una pregunta: ¿Por qué la mayoría de los animes tienen a un protagonista masculino cutre, miedica y andrógino? Pues porque Hajime no Ippo se ha quedado con todos los hombres de verdad. Y ojo, no me refiero a que todos vayan por la vida de machos cabríos. Pero sí que tienen más personalidad que la mayoría de estos refritos estúpidos que tienen por protagonistas muchas series modernas. Cada personaje, además, tiene un estilo diferente a la hora de boxear, una técnica especial propia, cosas así. Hay bastante diversidad, pero no hay ningún "mal" personaje. Cumplen su función, ya sea el que les cojas odio o un simple apoyo cómico. Destacaré a Takamura, por ser THE MAN.

Por último, he de mencionar también el humor. Hajime no Ippo también incluye unas buenas dosis de humor, y uno muy característico. ¿Cómo decirlo? Es humor muy para hombres. Chistes de penes, chistes escatológicos. A veces llega a ser muy asqueroso, pero sigue teniendo su gracia.

Todo esto, sumado a la ausencia casi total de relleno, moe y fanservice, hacen que Hajime no Ippo sea un anime muy bueno, que recomiendo a cualquiera que quiera ver un anime directo y lleno de hostias, mamporros, zurriagazos, galletas, tollinas y guascas en general. Os lo dice alguien que se fija sobre todo en el argumento y el desarrollo del mismo. Porque, no se si te acuerdas, pero Hajime no Ippo entró en el top de mis 25 animes favoritos. Y para eso, tienes que ser bueno. Jodidamente bueno.

4 parida(s):

cepa261292 dijo...

¿mamporros y hombria?
nada hombre, a descargar se ha dicho

Mr. Fail 2.0 dijo...

¿76 capítulos? Le echaré un ojo al manga, gracias.

Méndez dijo...

Son 76 capitulos una temporada, la segunda tiene 26, más una OVA y una película.

ripforever dijo...

Este fue uno de los primeros animes "serios" que tuve el placer de ver.
Y todavía no vi la segunda temporada.

Related Posts with Thumbnails