Mi profesor de alemán.

27 nov. 2011

No sé qué puedes esperar de un idioma como el alemán. Uno de sus progenitores vaticinó, en su tiempo: "Por cada cinco consonantes vamos a meter una vocal". A lo que el típico amigo al que le va la marcha metió cizaña: "Si eso". Si ves que tal, vamos, no te esfuerces. Y así ha acabado.

En cualquier caso, por muy estimulante que pueda ser el aprender una lengua extranjera, como con todo, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Y como, aparentemente, a mis cincuenta y largos compañeros de clase y a mí nos van a dar pero bien dado allá en enero, pues qué menos que tomarlo con un poco de humor. Además, al contrario de muchísima gente, aún no he tenido la (mala) suerte de encontrarme con uno de esos profesores amargados y nazis que tanto abundan, según Internet. Con esto quiero decir, que no todos son así, pero tengo que admitir que mi profesor de alemán es el amo. Sí, el puto amo. Y los alumnos (a veces he de tildarlos de "especímenes", cuanto menos), tampoco se quedan atrás.

Total, que el resultado es el último desvarío de Absurdérrimo.


Voy a ser más franco de lo habitual. ¿Es un idioma difícil? Realmente no. Lo difícil es pronunciarlo. Pero ojo, que algo no sea difícil no quiere decir que sea fácil. Por favor. Porque cuando empiezas con él no te acabas de dar cuenta en un principio. Aprendes a presentarte, a decir de donde vienes y un puñado de verbos. Después empiezas a dar vocabulario y descubres la gran putada: Los artículos. Básicamente, hay tres: Der, Die y Das. Uno para masculino, otro para femenino. ¿Y el otro? Neutro. Primera dificultad aquí. Segunda dificultad y más importante aún. Están puestos totalmente al azar. No siguen ningún patrón. Ninguna regla. Ningún truco para aprenderlos. Nada. Tienes un 33,33% de probabilidades de acertar. Y que no te pidan formar el plural de la palabra, que varía dependiendo del género. Ahí te va eso.

Otra cosa que hay que destacar es la predisposición y gusto que tienen estos señores por las palabras compuestas. O sea, ¿ves todas esas palabras largas ininteligibles que abarcan todo el renglón? Palabras compuestas. Y ojú que arte. De esta forma, Schwangerschaftverhütungsmittel está formado a partir de schwangerschaft, verhütung y mittel. ¿Y esto qué es? Un puto anticonceptivo. No, en serio. Yo creo que para cuando hayas terminado de pedir a tu ligue que utilice uno, ya será demasiado tarde.

Pero eh, es un reto. Uno no puede desaprovechar la oportunidad de aprender un idioma tan elegante, sobrio e industrial-metalero todos los días. Claro que, obviamente, clases de más de cincuenta murcianos a las cuatro de la tarde no son la manera más óptima de hacerlo. Aunque no me quejo, por el profesor que se nos ha sido asignado.

¿Cómo podría definirlo? La actitud de mi profesor es un poco en plan: "Madre mía, qué inútil que eres". Y tiene razón. Nosotros somos unos inútiles. Él lo sabe, nosotros lo sabemos. Siguiente tema.

Lo que pasa es que a veces, tiene unas cosas increíbles. Cosas que se le pasan por la cabeza. Ya lo ves venir cuando se ríe como para sus adentros, con maldad. Y entonces ya sabes que, definitivamente, se está riendo de ti. Y para demostrarlo, dentro video. O sea, dentro ejemplos.

(Alumno termina de leer una frase en alemán)
Profesor: Bueno, entonces yo haría como que te entiendo y te respondería.

Alumno: ¿Qué significa "Hoch"?
Profesor: A ver, piensa un poco por el contexto.
Alumno: No sé...
Profesor: Hoch. Teide, Mulhacén, Pirineos.
Alumno: Ah, montaña.
Profesor: No, alto.

Profesor: Bueno, pues os he traido unas fotocopias para que veais un poco esto.
Alumno: Es que como están en blanco y negro no se distingue mucho.
Profesor: Esto es una universidad pública, si quieres fotocopias a color te vas a la privada.

Alumno: ¿No hay ningún truco para aprenderse los artículos?
Profesor: Claro que sí. Te los copias en una cartulina y los pegas en la pared. Así, es lo primero que ves cada mañana al despertarte.

Alumno: Decir la hora en alemán es difícil.
Profesor: Eso no es verdad.
Alumno: Pero si para decir que son las tres menos veinticinco tienes que decir "fünf nach halb drei".
Profesor: Claro. "Cinco minutos después de la media hora que queda para que sean las tres". Si la misma palabra lo dice.

Alumno: Pues esto de las conjugaciones parece muy complicado...
Profesor: Ya. Asúmelo.

Profesor: Este libro de alemán no me gusta mucho.
Alumno: ¿Por qué?
Profesor: Es que los dibujitos son feísimos. Mira, esta parece un travesti.

Profesor: A ver, ¿qué tocaba hoy?
Alumno: El tema 3: Die Städte und die Länder. (Ciudades y países)
Profesor: No, te has equivocado de clase, esto es alemán, no geografía. 

(Alumno termina de leer una frase en alemán)
Profesor: Espera, ¿ese "Ihre" lo has pronunciado en mayúscula o en minúscula?

Y para culminar, el otro día se confundió y escribió en la pizarra con un rotulador permanente, en lugar de los habituales que se utilizan para escribir en dicha superficie (a falta de un término mejor). Tardó bastante en darse cuenta. Cuando lo hizo, ya había escrito bastante. Y este señor que es mi profesor, supo sintetizar toda su sabiduría y experiencia de la vida, todo el sentimiento de culpa, toda su sorpresa e inocencia en una sola palabra, súmmum de la prosa castellana: "Hostia".

Mi propia existencia se autoimplosionó.
READ MORE - Mi profesor de alemán.

Tyranitar.

16 nov. 2011

¿Sabe alguien cuál es el mejor Pokémon que existe? Y una mierda Pikachu. Ese puto ratón paellero de mierda no duraría ni dos malditos segundos en un restaurante chino. Así que dudo mucho que aguante más contra la máquina de MATAR de la que voy a hablar ahora.


Tyranitar. El jodido Tyranitar. El propio nombre lo dice, no hay más. La destrucción, la masacre, las cámaras de gas y los millones de judíos muertos van implícitos en él. Es más, fíjate un poco en su nombre. Si tuvieras algún conocimiento básico sobre la lengua como yo, verías que su nombre no se le ha puesto porque sí, sino que está compuesto por dos palabras: Tyra (significando "Te voy a") y Nitar (significando "Joder vivo"). ¿Se puede ser más explícito?

Alabemos ahora su aspecto físico. Mírale la cara. La puta cara. Tyranitar tiene cara de hijo de puta. Cara de padre que mata a su mujer y viola a su hija para después huir en un Seat Panda de mierda que no ha pasado una ITV en su puta vida, conduciéndolo a más de 120 en un pueblucho dejado de la mano de Dios, arrollando no solo una, ni dos, ni tres, ni cuatro, sino cinco ancianitas con andador, once niños pequeños, dos perros y un semáforo, para finalmente estrellarse en un hospital, terminando así con su aburrida vida de funcionario. Cara de hijo de puta, en resumen.

¿Y sus garras? ¿Has visto bien sus garras? Con un simple arañazo te puede convertir en un puto bocadillo. Pero no uno de esos bocadillos de mierda que te dan en los baretos por tres pavos, no, qué va. Hablo de un jodido bocadillo de esos que te haces en casa, de los que compras una puta barra de pan en la panadería de la esquina de tu calle y empiezas a llenar con toda la mierda que encuentras en tu piso: mortadela, chorizo, lomo, bacon, lechuga (probablemente caducada), tomate, doce tipos de salsa distintos, cinco lonchas de siete tipos diferentes de queso, lo embutes considerablemente, así, que tenga fundamento, hasta que eso parece la PUTA FIESTA DEL COLESTEROL. Eso, eso es. Ese es el tipo de bocadillo que un jodido Tyranitar haría contigo.

Habría que destacar también su cola. Robusto apéndice donde los haya. Una prolongación de su cuerpo con el único funesto fin de hacerlo más jodidamente peligroso. Porque cada vez que Tyranitar mueve la cola, MUERE UNA PERSONA. Chúpate esa, Darwin. Es decir, ¿qué consigues tú moviendo la cola, a ver? Como mucho, y siendo muy positivos, que venga cualquier puta barata y te casque una paja mal hecha. Tyranitar mata gente. La mata bien muerta. Y si no lo hace, el pobre pardillo se quedará en el suelo haciéndose el muerto. Porque sabe perfectamente que si se levanta le espera algo mucho peor. Prefiere quedarse en el suelo y pudrirse. Quedarse quieto, en el suelo, viendo como la descomposición le va recarcomiendo la piel, los músculos y los huesos. Así de grande es la furia de Tyranitar.

Muchos pensaréis, "Oh, por favor, todo el mundo sabe que Tyranitar no tiene por qué ser malo". Y UNA POLLA COMO UNA OLLA. Tyranitar es un pokémon amargado. Es un pokémon que no tiene ni un puto amigo y que nunca hará ninguno. Porque cada vez que Tyranitar aparece, produce una puta tormenta de arena. A la mierda los demás, voy a convertir esto en un jodido desierto, mamones. Y el Sahara va a parecer un terrario de mierda en comparación. Tyranitar odia al mundo. Tyranitar odia a tu madre, a tu hermana y por supuesto, a ti. Y cuidado con él. Tyranitar también puede reproducirse. Ojo, que sólo lo hará con otra Tyranitar. O con un Ditto. Que poca hostia con Ditto, que a lo tonto ha follado más que tú.

¿Qué? ¿Qué es muy lento? No me hagas reir. Claro que es lento. Hablamos de una puta montaña de dos metros y doscientos kilos, después de todo. Pero eso es lo mejor de todo. Así lo puedes ver venir. Puedes sentir cada uno de sus malditos pasos. Que cuidado, que con cada paso que Tyranitar da, puede provocar un puto terremoto. Ahí te va eso, Japón. Aterriza como puedas. Tyranitar es lento para que te dé tiempo a cagarte en los pantalones mientra avanza cual mastodón hacia ti. Y no intentes huir, hay peligro de Roca Afilada EN TU CULO.

Además, ¿cuál crees que es el objetivo en Pokémon? ¿Pasarse la Liga Pokémon? Pues no señor. El objetivo es tener un jodido Tyranitar. Piénsalo. Piensa en el Pokémon Plata/Oro. Pásate los ocho primeros gimnasios de Johto. Pásate la Liga Pokémon (que sólo te la puedes pasar porque Lance no tiene un Tyranitar y porque es gilipollas). Pásate los ocho gimnasios de Kanto. Ve al puto Monte Plateado. Adéntrate en lo más profundo del jodido Monte. Captura un puto Larvitar. Súbelo casi cuarenta niveles. LA HOSTIA.

Tyranitar, el puto hijo perdido de Godzilla. Amén.
READ MORE - Tyranitar.

Pequeñas reseñas varias de anime (I).

9 nov. 2011

He estado pensando en que como no todos los animes que veo merecen una entrada para, bien sea criticarla, bien sea alabarla, podría hacer una sóla entrada con varios de ellos. También, puestos en ello, he elaborado un sencillo sistema de puntuación para guiarte en el caso de que decidas ver (o te intereses) uno de los animes mencionados. Dicho sistema calificativo es el siguiente:

-MUST SEE: Una serie que deberías ver sin falta. Despunta en todos los aspectos. Buena animación, buen argumento, personajes interesantes. Todos los elementos que se necesitan para una excelente obra están presentes. Estás tardando en descargarlo.

-AWESOME: Una muy buena serie. Entretenida, original, con muchos puntos a su favor. También la recomiendo en el caso de que estés dudando de si verla o no.

-GOOD JOB: Tiene sus momentos. No es ninguna maravilla, pero sigue siendo relativamente buena y entretenida. Recomendada si eres habitual del género, o del mismo director o autor de la obra.

-MEH: Bastante aburrida y/o mala. Típica, predecible. Fallos y agujeros argumentales por todos lados. No resulta vomitiva, pero vamos, mejor pasar de ella.

-WHY?: Mantente alejado de ella como si fuera un brote de un virus desconocido. Horrible.

-WHAT IS THIS: No es mi tipo de serie, no me ha llegado a gustar demasiado, pero lo dicho, si eres seguidor de este tipo de animes, puedes echarle un ojo.


Kare Kano
Calificación: GOOD JOB

Una serie de las de antes. Tiene esa sensación melancólica y ese olorcillo a viejuno, que aunque no sea tan vieja, hace que lo parezca. Es un shoujo medio típico, medio alocado. Yukino es la típica doña perfecta en todo, pero es pura fachada. Era la mejor de todo el instituo hasta la llegada de un tal Arima, quien descubre que Yukino es en realidad todo fachada. Y así, da comienzo una serie de situaciones (aka chantaje) que hacen que ambos personajes intimen. Mucho. Uno de los puntos a tener muy en cuenta es que la relación entre los protagonistas llega muchísimo más lejos que la de cualquier otra pareja de shoujo. Ni te lo imaginas. En general es una serie decente, pero cuidado: Final de mierda a la vista.


Hidamari Sketch
Calificación: GOOD JOB/WHAT IS THIS

Alerta, Shaft haciendo comedia absurda. Solo apta para mentes echadas a perder. Muchos reconocerán el estilo de dibujo de Ume Aoki, que también diseñó a los personajes de Madoka Magica. La serie sigue el perfil clásico de todas las cosas que Shaft anima. Si te gustó Arakawa Under The Bridge o Sayonara Zetsubou Sensei, puede que quieras echarle un ojo a esto. Al principio parece una típica comedia diaria de cuatro protagonistas y sus ocurrencias dentro del bachillerato de artes, pero de repente se vuelve patas arriba.

En uno de los capítulos, una de las protagonistas se queda en casa enferma y empieza a tener alucinaciones. ¿Tú sabes lo que Shaft puede sacar de ahí? Yo ya lo he advertido.


Kimi ni Todoke
Calificación: AWESOME

Purpurina, brillos y estrellitas por todos lados. Es tan sumamente pastelosa y ñoña... Me encanta.

Ha ido adquiriendo fama ultimamente. Lo cual es bueno, pues la merece. Es capaz de aumentar tus niveles de azucar en sangre solo con ver medio capítulo. La historia se centra en Sawako, quien, por sus pintas, se dice que puede hablar con los muertos y ver fantasmas y cosas así. De ahí que no tenga amigos. Porque todos en el instituto le tienen miedo, pobrecita. Claro que, hay un chico que la trata con normalidad, al contrario de los demás, Kazehaya. Sí, se van conociendo, hacen amigos, Aya Hirano dobla a uno de los personajes, lo típico. Pero está bien construido y elevado a una categoría tan exagerada que no hay más remedio que acabarse todos los capítulos para acabar donde empiezas.

No, pero es genial.


Spirited Away (aka El Viaje de Chihiro)
Calificación: AWESOME

Ay, Ghibli, Ghibli. Una vez más lo has vuelto a hacer. Creía que con Mi Vecino Totoro ya podría darme por satisfecho, pero tenías que crear esta maravilla de película. La historia nos sumerge en un mundo de fantasía relatando las aventuras de Chihiro, quien parece haber entrado a una extraña dimensión llena de místicas y bizarras criaturas.  Y es realmente increíble. Todo está hecho a conciencia, cada mínimo detalle, cada personaje, cada escena. Es una de las mejores animaciones que se han hecho y se harán en mucho tiempo.


Zero no Tsukaima
Calificación: MEH/WHY?

Típica y anodina. Lo único bueno que tiene es Louise. Ni aunque te guste el género te va a gustar, creeme. Es un fallido intento de comedia romántica medio ecchi ambientada en un mundo fantástico de dragones y magos. Y tiene tres temporadas, más una cuarta que viene de camino. Y Yume Miru Kikai en hiato. Manda huevos.

En fin, no pierdas el tiempo con esto y bájate Bakemonogatari o algo, anda.


Nichijou
Calificación: MUST SEE

ESTO. THIS. Esto es lo que Lucky Star y K-ON deberían haber sido. Kyoto Animation, por fin lo habeis conseguido. A la tercera va la vencida, ¿no? En serio, esta es la comedia más épica y genial de todos los putos tiempos.

Y solo he visto cinco capítulos.
READ MORE - Pequeñas reseñas varias de anime (I).

Una semana para el III Salón del Manga de Murcia.

5 nov. 2011


Que sí, que han subido el precio. Pero vamos a ir igualmente.

Y es que la semana que viene se celebra lo que es el tercer Salón del Manga, aquí en Murcia. Hay que admitir que es la única cosa buena que tiene Murcia. Bueno, y las migas. Y una ocasión tan señalada como esta requiere mi presencia. Sumada a la de muchos otros seguidores y aficcionados que conforman el respetable (o no tan) de este supuesto fenómeno. Además, al tener, por fin, vivienda en Murcia capital, podré acudir los tres días. Del tirón, a las bravas, como un machote.

Como dato de relativo interés, diré que el sábado (y quizá el domingo) acuda definitivamente con cosplay y todo. De Hoshi (Arakawa Under the Bridge), exactamente.

Eso es todo. Nos veremos por ahí, comprando figuritas de Touhou y tomos de shoujos que sólo yo conozco y tal. Así que, a pasarlo bien.
READ MORE - Una semana para el III Salón del Manga de Murcia.

Cómo debería ser un blog.

1 nov. 2011


Es inquietante. Si fuera una persona, lo entendería. Si fueran dos, me sentiría honrado. Pero, cuando varias personas insisten, es lo menos que puedo hacer. Por eso, cuando alguien me pide consejo u opinión para mejorar su blog o simplemente saber si van por buen camino, es una pequeña obligación moral que tengo. Ni que fuera una eminencia en el tema. Ni mucho menos. Pero, sí que creo poder dar unas directrices sobre cómo debe de ir encaminado un blog. Que sí, que mucha gente lo hace sólo por diversión y entretenimiento, pero luego bien que se quejan porque no reciben visitas. ¿En qué quedamos? Hipócritas.

Por tanto, he aquí los consejos más generales que puedo dar, desde la poca (o mucha) experiencia que yo pueda tener.

Si no tienes nada que decir, no empieces un blog. Simple, ¿verdad? Por favor, no alimentemos más esa lamentable actitud de "Hola Mamá, estoy en el Internet". Igual que hay personas que saben cantar o dibujar muy bien, y viceversa, hay personas que, simplemente, son incapaces de escribir de forma decente. ¿Te hace eso peor persona? Claro que no. Pero es lo que hay. Los demás no tienen la culpa. Por eso, no hagas un blog por hacer.

Nunca des por sentado que la gente te lee. Que sí, que es muy guay poner un contador de visitas en el blog, para que, supuestamente, te aumente un poco la autoestima por cada visita nueva. Pero no te engañes, probablemente sólo hayan entrado desde una imagen de Google que colocaste en una de tus entradas. Lo que nos lleva al colorante de este punto. Los lectores no son tus colegas. Es increíble que mucha gente trate a los lectores de una manera tan informal. ¿Qué quiero decir con esto? Me explicaré. No escribas un blog para enseñárselo a tus amigos. Estás escribiendo algo para Internet. Para todo el mundo. Puede que tus entradas las lean los criajos de Cuanto Cabrón y similares, como puede que las lean señores con traje y corbata que se aburren en sus oficinas. Tómatelo en serio.

Esto no quiere decir que no pueda existir un cierto vínculo, llámalo Social Link, llámalo amistad, con los lectores habituales que puedan surgir en el blog, claro.

Obviamente, creo que no hace falta ni decirlo. La presentación es importante. No hablo de la plantilla que utilices o el aspecto del blog. Eso es como comprar un disco sólo porque la portada te gusta. Me refiero a la escritura. La ortografía está para algo. Úsala. Estúdiala. Apréndela. Asúmela. Sodomízala. Porque, ¿qué dan ganas de hacer cuando un blog tiene un mal nivel de ortografía? Cerrar la ventana.

Tu blog, tus normas. Gente cuyas opiniones chocan con las tuyas surgiran con el tiempo, es obvio. No dejes que nadie te influya, ni en tu forma de pensar, ni en tu forma de escribir. Si surge algún trol, igual.  Porque aquel que deja un comentario es un señor que escribe cuatro o cinco líneas diciendo básicamente que eres un idiota y que no llevas la razón. El autor del blog es un señor que, buénamente, escribe una entrada completa dando su opinión. Ponlo en una balanza.

Nunca. Pongas. Excusas. Jamás. Como ya he dicho, es tu puto blog. Si no puedes escribir nada durante una semana, un mes o el periodo de tiempo que sea, da absolutamente igual. No desperdicies tu tiempo con una entrada disculpándote por no haber podido publicar nada en x días. No te preocupes por el público. Ni que no tuvieras cosas más importantes que hacer. Hacer un blog no es nada de lo que estar orgulloso. Y leerlo, mucho menos.

Debes ser tanto objetivo como subjetivo. Esto suele ser la parte más difícil. Supongo que irá reñido con la personalidad que tenga cada uno. Ser una persona "abierta de mente" está de moda ahora. Y eso no está mal. Tener varios puntos de vista sobre ciertos temas es útil. Y saber mirar el lado bueno y malo de otros, independientemente de tu opinión personal, también es útil. Pero, por favor. Si algo te parece mal o te parece una puta mierda, no tengas miedo de decirlo. Porque sí, decir que "x es una mierda" es una opinión cerrada de mente, sí. Pero más cerrada de mente es aquella que considera que esa opinión cerrada de mente es una mierda. Y lo dejo aqui, antes de que Escher haga un dibujo.

Crea polémica. Enfada a la gente. Mejora tu nivel de escritura. Pasa un buen rato. Y no tengo nada más que decir. De momento.
READ MORE - Cómo debería ser un blog.

Related Posts with Thumbnails