Quiero un puto juego de Blitzbol.

28 feb. 2012

Aún a riesgo de resultar redundante a la par que obvio, pues muchas veces he repetido y afirmado lo mismo, vuelvo a preguntar, no sólo a vosotros que leéis Absurdérrimo de forma puntual o habitual, sino también a todo el vulgo de este país: ¿Cuál es el mejor deporte que existe?

Muchos españoles estándar responderán “fútbol”, muchos elitistas responderán “ajedrez”, muchos ingleses responderán “cricket” y muchos rusos no responderán porque estarán ocupados bebiendo vodka y siendo comunistas. Pero todos os equivocáis, asumidlo. Porque, dejando a un lado el sexo, deporte que no todos pueden practicar, hay uno que es bastante accesible y que muchas veces lo he tildado con este honor: el Blitzbol. Y esto es así. El Blitzbol, como espero que sepáis, es un simple minijuego que aparece como extra en el Final Fantasy X. 


Sería interesante entrar en debate con una fuerte defensa de dicho juego como el último Final Fantasy decente, aunque muchos insisten en colocar esta frontera en el IX (que por cierto, es el único Final Fantasy que no está sobrevalorado). Pero es que la base de dicha defensa que cimienta bastante, me vais a perdonar, en este anteriormente mencionado minijuego. No, en serio, es un buen juego con un final de mierda, como muchos otros, superadlo. Y ya quisieran muchos juegos de hoy día tener los gráficos y la banda sonora que FFX en el 2003. Pero en fin.

En cualquier caso, vamos a hablar de Blitzbol. Lo básico que hay que saber no es demasiado. Dos equipos formados por seis jugadores que intentan anotar tantos en una portería triangular. Ni os planteéis cómo, se juega debajo del agua. Supongo que será agua, vamos. De todas formas, no puedo imaginar líquido alguno debajo del cual uno pueda respirar. La sistemática es parecida a la del balonmano o la del fútbol, así que no creo que haya más que explicar.

Lo único interesante que tiene el Blitzbol, y realmente el motivo por el cual es tan genial, es que se juega como si fuera un RPG más. Juegos de deporte y RPGs comenzaron la simbiosis con aquel viejo Captain Tsubasa para SNES y más recientemente se medio alcanzó con los juegos de Inazuma Eleven, pero simultáneamente, a nivel cronológico no había nada similar al bliztbol.

Un detalle a destacar del Blitzbol es su absoluta precisión en determinados aspectos. Un punto a favor es que en todo momento muestra todas las características y parámetros de todos los personajes, y tú mismo puedes ir calculando, aplicando un ratio de entre 40% y el 120%, si las acciones que acabas de ejecutar van a salir bien o mal. Por tanto, hay un factor estratégico bastante importante. Colorantes a los simples porcentajes pueden ser el uso de las múltiples técnicas o las diversas formaciones de los jugadores.

Estamos hablando de un juego que conoce todo hijo de vecino, así que me gustaría pensar que todos aquí presentes hemos jugado a Blitzbol. Ahora, vamos a sacar todos los defectos que hacen que el minijuego no destacara más de lo que ya hizo. Porque perfectamente podrían sacar un Final Fantasy Blitzbol. Además, que a todo se le puede sacar defectos. El puto Persona 4 tiene defectos.

Primero, falta de fluidez. El juego se detiene para realizar cualquier acción, ya sea pasar, chutar, driblar, la que sea. Sería fácil, y necesario, asignar un botón para el pase y un botón para el chut. Esto, siempre y cuando, claro, ningún jugador del equipo contrario esté cerca para bloquear. En este caso, se recurrirá al sistema clásico de detener el juego y realizar las acciones oportunas.

Segundo, y quizá más importante, más tiempo de juego. Estamos hablando de cinco minutos por parte, siendo dos. Y apenas da tiempo a nada. Encima, al pasar o chutar, el balón no va lo suficientemente rápido, con lo que me remito al primer punto. Una mayor velocidad de juego, por favor. Y, como mínimo, unos diez o quince minutos por parte.

Tercero, una mayor dificultad. Que he acabado partidos con un doce a cero, por favor. No pido que sea una dificultad marca Atlus, pero sí que suponga un reto, al menos con algunos equipos. Que también podrían meter más, pero bueno.

Cuarto, más modos de juego. Tenemos una liga y, de vez en cuando, un torneo. Sí, también hay amistosos, pero en esos no consigues experiencia, así que nadie juega amistosos. Propongo un “Empezar de cero”, como un jugador de mierda que se va buscando la vida en un equipo de tercera y que, a partir de ahí, vaya ascendiendo. Sí, es lo típico, pero en fin.

Cinco, por el culo te la hinco.

Seis, incorporar una pequeña línea argumental al juego. Así sería algo más interesante, a pesar de que lo jugaría sólo por el Blitzbol. No pido nada marca Atlus, pero… No, espera. ¿Sabéis qué?

Quiero que Atlus haga un puto videojuego de Blitzbol. Va, un poco de apoyo. Hagamos una colecta de firmas, un hashtag en Twitter o algo. Que no os cuesta nada.

Quiero mi juego de Blitzbol.
READ MORE - Quiero un puto juego de Blitzbol.

Lo peor de Pokémon: 1ª Generación.

18 feb. 2012

Pues es muy fácil sacarle los colores a Pokémon. Supongo que no serían los primeros, pero a partir del 1996 proliferó un buen puñado de series de criaturas pobremente diseñadas que combatían al lado de criajos humanos. Pareciera obvio que Pokémon comenzase este triste fenómeno. Aunque los monstruos inverosímiles de Game Freak sí que parecían destacar, y bastante.

Y meterse con el declive de la saga es fácil. Pero, ¿y si nos remontamos a antes del siglo XXI? Oh, no, por favor. ¿Quién va a meterse con Pokémon Rojo y Azul, precursores de su tormentoso comienzo, o con Oro y Plata, que son básicamente lo mejor que han hecho los señores de Game Freak en su vida? Que sí, que la cuarta generación nosequé, la quinta, nosecuanto, pero olvidamos que mierda se puede sacar de todos lados. Recuerdo que Muk es mierda. Literalmente.

Así que, vamos a sincerarnos. Y repito, como siempre, esta es mi opinión y experiencia. Aunque ya que me molesto en redactarla apropiadamente, tenedla en cuenta, coño.

Esto es: Lo peor de Pokémon, la primera generación.

Pikachu

Vamos a empezar tocando un tema bastante sensible. Y personalmente, el problema con Pikachu no viene sólo por la serie, pero ésta lo acentuó bastante. No podemos olvidar tampoco al Pokémon Amarillo.

Comencemos recordando lo que viene a ser el aspecto de Pikachu. Es un ratón. Amarillo. Con mejillas rojas y una cola rara. Punto. Pikachu no mola. Pikachu no es mono. Es un puto ratón amarillo con mejillas rojas. Y una cola rara. Es más, el Pikachu de aquellos tiempos, además, estaba gordo. Era una rata obesa. Claro que, gracias al anime y su, llámala aceptación, fue estilizándose cada vez más. Podéis comparar al Pikachu de Pokémon Rojo y Azul con el actual, si queréis.

Y ahí lo dejo. El original de Game Freak.

Ojo, que sus estadísticas tampoco son gran cosa. Es rápido, poco más. Su ataque es bastante mediocre y su defensa da pena. Pero en fin, vosotros a vuestra bola. Raichu está bien, eso sí.

Y aunque Pokémon Amarillo tiene algo de culpa de su popularidad (al igual que el penoso anime y los retrasados, que esa es otra), al menos tenemos el consuelo de poder entrenar a Charmander, Squirtle y Bulbasaur. Porque, sí, tenían que compensarnos, ¿no? Es decir, en Pokémon Blanco y Negro, al final del juego puedes capturar jodidos Pupitar salvajes. Pupitar. Y al nivel 50 o así. Toma compensación.

Pero resumiendo. Asumidlo. Pikachu es una mierda.

Paras

No tengo nada en contra de Paras. Pero como Pokémon es patético. Ni evolucionando a Parasect consigue realmente hacerse respetar como enemigo. Ni su aspecto físico ni sus estadísticas consiguen llegar a una media aceptable.

Ahora pregunto: ¿Existe alguien que haya entrenado un Paras en su vida? Que venga. Que venga aquí. Para que nos podamos reír de él.

Clefairy y Jigglypuff

Creo que estos son dos de esos Pokémon que están de puro relleno. Tanto sus preevoluciones como sus evoluciones.

Es cierto, son Pokémon relativamente raros, que no suelen aparecer salvajes. Pero, pregunto una vez más: ¿Merece la pena? Bien, sé que el objetivo de Pokémon es completar la Pokédex (y no pasarse la Liga Pokemon simplemente, como mucha gente cree) y que es necesario que hayan Pokémon de todo tipo y tal, pero una vez más, quiero recordarles que en realidad, lo que construye el juego, la parte fundamental, lo que constituye si no toda, sí que una buena parte de su fama y reputación, es la crianza de dichos Pokémon.

Y no sólo es tedioso entrenarlos, sino que además, necesitan mucha más experiencia que el resto de bichos. Pero ni Clefable ni Wigglytuff merecen la pena. Cuesta horrores subir de nivel a Larvitar, es verdad. Pero, venga. Es Tyranitar contra Clefable. Por favor.

Tentacool

Tengo tres quejas primordiales en el Universo Pokémon. Tres quejas que en todos los malditos juegos se repiten. Porque da igual que haya 150, 250 o 592358387280. Siempre voy a tener tres quejas.

Y se llaman Geodude, Zubat y Tentacool.

Nadie puede odiar a Geodude. Absolutamente nadie. Zubat resulta muy anodino, pero Golbat y Crobat (y el propio Zubat tampoco está tan mal) me gustan bastante. Lo cual nos deja con Tentacool.

Pero mi queja en sí, es más concreta. Es el hecho de que, aún teniendo un buen puñado de Pokémon de tipo Agua, cuando vamos tranquilamente por las rutas marítimas, el único Pokémon de dicho tipo que aparece es Tentacool. En la tercera generación empezó a verse a Wingull y algún que otro más, pero es básicamente Tentacool y más Tentacool. Si quieres cualquier otro de tipo Agua, pues toma Súper Caña y a pescar. No lo veo adecuado. Y me mosquea.

Farfetch’d

Este no debería haber existido. ¿Para qué? Lo veo totalmente fuera de lugar. Soy un rencoroso. Pero me da igual.

La anécdota se remonta al año 2000, 2001. No sé, por ahí. Éramos jóvenes, hermosos. Inocentes y no teníamos Internet para resolver nuestras dudas. Por lo que, cuando a Game Freak se le ocurrió la brillante idea de colocar a Farfetch’d en la Pokédex justo antes de Doduo y Dodrio, nuestras pequeñas cabecitas hicieron la ecuación y coincidíamos en que Doduo era la evolución de este pajarraco.

Claro. Una cabeza, dos cabezas, tres cabezas. Con ocho años no se da para más. Era como aquella pelea que tenía con mis amigos de la infancia, sobre quién era la evolución y quien el Pokémon básico, si Hitmonlee o Hitmonchan. Cuando descubrimos que eran Pokémon individuales, no nos costó mucho aceptarlo. Pero todas esas horas entrenando a Farfetch’d para ver si evolucionaba a Doduo nunca volverán. Pues eso. Que quiero mis horas. Quiero mi Doduo.

Dádmelo. Quiero mi puto Doduo.


READ MORE - Lo peor de Pokémon: 1ª Generación.

El Persona y yo.

9 feb. 2012



Jamás se podrá decir lo suficiente sobre, no sólo la saga Persona propiamente dicha, sino sobre Megami Tensei en general. En el caso de nuestra saga predilecta anteriormente tratada miles de veces, considero que los videojuegos tienen tanta chicha, tantos pequeños detalles, que siempre que vuelvo a mis andanzas y comienzo a jugarlos de nuevo, descubro cosas nuevas que había pasado por alto anteriormente. Cosas buenas, cosas malas, cosas que, simplemente, son. Da igual, siempre hay algo más.

Por lo que me he propuesto recopilar unas pocas observaciones, tonterías y curiosidades varias que veo necesario comentar con ustedes, quizá como meros apuntes, quizá porque no tengo otra cosa mejor que hacer. Vamos a ello.


“Hola, mi nombre es Méndez y… THOU HAS ESTABLISHED A NEW SOCIAL LINK WITH…”

Hay que admitir que muchas veces, los Social Links están un poco cogidos con pinzas. Es decir, muchas veces, el comienzo de un Social Link es un simple encuentro en el que los dos personajes intercambian dos palabras. Si llegan a tres, da las gracias. Punto uno.

Punto dos. Otros personajes con los que pasas todo el puto juego hablando, conociendo, salvando al jodido mundo, no tienen siquiera un Social Link. Esto se aprecia más en el Persona 3, por ejemplo. ¿Por qué Minato no puede tener un Social Link con Junpei? Es como si Yu no tuviera un Social Link con Yosuke, en el Persona 4. Ojo, que también cuesta mucho establecer los Social Link con Yukari y con Mitsuru. Pero en fin, establece tú uno con Mitsuru si tienes huevos.


“Hi, I’m Kou Ichijou. I love them balls.”

No, sólo quería remarcar la frase en sí. Nada más.


El desafío de Aiya.

Es la mayor decepción que me he llevado en un juego. Lo siento. Me explico.

Dicho desafío, recuerdo, consiste en acabar un gigantesco tazón de... ramen, o lo que sea eso, yo que coño sé, sin que tu maldita existencia implosione. Bien, a esto se le da bastante bombo, en plan “Necesitas Valor para aceptar el desafío, Diligencia para no cejar en tu empeño, Sabiduría para conocer tus límites…”. Total, maximiza tus estadísticas, paga miles y miles de yenes por los tazones (a tres mil pelas el tazón, tócate los cojones) para que, cuando en tu segunda partida consigas acabártelo de una jodida vez NO TE DEN UNA PUTA MIERDA.

Eh, eh, eh, Aiya. No, en serio, quiero algo. Una espada de la hostia, otra novia, un puto Social Link con el tendero (Chinese Food Arcana, mismo), lo que sea, me da igual. No me puedes dejar así. HE ENTRADO A LA PUTA DIMENSIÓN DE LA CARNE DECENAS DE VECES.

Agh.
 

Las mujeres no saben cocinar.

Extraño y curioso fenómeno que se da en todos los Persona sin falta.

No soy una persona que caiga en estereotipos, y menos en los de este calibre, pero me parece interesante. Por ejemplo, en el Persona 3, necesitas tener el Valor al nivel Badass para probar la comida de Fuuka. Ahí es nada.

Es en el Persona 4 donde podemos encontrar más ejemplos. Uno de los primeros Rank del Social Link de Yukiko se reduce básicamente a probar la comida que ella ha preparado. Y sigues necesitando el puto Valor a un nivel bastante alto para comértela. Tampoco podemos pasar por alto el incidente de la Misteriosa Comida X del campamento de verano. Ni el concurso de tortillas que se celebra en casa de los Doujima algo después de rescatar a Rise. Que menudas tortillas, a cada cual peor. No, en serio, hasta yo puedo hacer una, no es difícil.

Únicas excepciones, Lisa en el Persona 2 y Minako (si eliges Protagonista Femenina) en el Persona 3, que hasta le enseña a cocinar a Fuuka en el Social Link.


Te salen las tres notitas al elegir una respuesta cuando estás aumentando un Social Link.

“OH, SÍ, NENA. ESTA NOCHE FOLLO.”


“Enemy casted Hama/Mudo” MOMENTO DE TENSIÓN.

Sudor frío que se resbala por las mejillas.

Y lo gracioso es que, cuando en otro juego emplean técnicas de esta misma índole, por lo menos yo, estoy muchísimo más tranquilo. Porque sé de muy buena tinta que va a fallar. Ejemplo: Fisura o Perforador en Pokémon. ¿Sin usar Fijar Blanco antes? Va a fallar. Te lo dice la puta experiencia.

Pero, ¿Atlus? Por favor. Su lema es: Si puede pasar, PASARÁ. Y preferiblemente cuando lleves dos o tres horas sin guardar la partida.


Olvidar que cambiaste tu Persona en el combate anterior.

Si no te ha pasado, es que tienes cáncer, o te compraste el Final Fantasy XIII o algo así.

Normalmente, e insisto, al menos yo, tengo un Persona que empleo normalmente. Un Persona robusto, equilibrado, casi sin debilidades, con técnicas decentes, que he fusionado en la Velvet Room a partir de dos Persona en los cuales invertí mucho amor, cariño y horas pulsando el botón X. La cosa es que éste nunca será suficiente para ganar todos los combates. Bien porque tengas que explotar una debilidad en concreto, bien porque tengas que pasar a labores de curación en ese momento, la cuestión es que muchas veces tienes que cambiar a otros Persona.

Casualidades de la vida, y digo casualidades y no “DIOSPORQUÉMEODIAS”, en el caso de que tengas que cambiar de Persona a uno más débil, y que para el siguiente combate se te olvide cambiarlo por el habitual, el enemigo siempre usará una técnica frente a la cual, tu protagonista, debido a este Persona cutre que tiene equipado, sucumbirá antes de que te des cuenta.

Y, al igual que antes, pasará preferiblemente cuando lleves dos o tres horas sin guardar la partida.


Mara.


Eso.


Nunca tienes dinero para curarte.

Porque aquí Murphy sí que nunca falla. Maldito reloj. Maldito zorro.


Te crees muy guay hasta que ¡MEGIDOLAON!

Suele pasar.


“Bah, si ahora le casco un crítico y ya está.”

Es gracioso la de golpes críticos que consigues simplemente atacando con tu arma. Quizá esto condiciona que muchas veces, no quieras gastar ni Salud ni Magia en técnicas para derrotar a cualquier enemigo. ¿Qué pasa cuando de verdad estás en las últimas y necesitas ese crítico? Que te dan por culo. Porque el rival, casualmente, ha tenido más “suerte” y te acaba de soltar dos críticos seguidos.

La vida es dura. Y el Persona más.
READ MORE - El Persona y yo.

Por la Madre Patria: Algo así no puede ser sano III.

5 feb. 2012

Neru Méndez Joestar, coneja común, también Káiser en sus tiempos libres, continúa su apacible vida en el patio trasero del complejo Méndez en Águilas. He de admitir que, al residir además aquí en Murcia, como tan sólo bajo algún que otro fin de semana, me he librado del yugo tiránico del que normalmente hacía gala.

Por lo que puedo relajarme de una vez por todas. Ni hamster imaginario, ni conejos comunes. El otro día eso cambió. Nos invadieron los kosovares. Es decir, una pareja de hamsters rusos.


Piotr Rasputín, el ejemplar de la izquierda, es un macho alfa adiestrado para violar vírgenes y manejar una amplia gama de rifles. Es un gran seguidor de Slayer y tiene una súper técnica llamada Furia Ardiente del Híper Colmillo Siberiano con Salto Giratorio de la Madre Patria.

Moskau Vodka, la hembra, cerebro del equipo, fecundable, fría y manipuladora como ninguna otra. Le gusta que todo salga según sus planes calculados milimétricamente. Se conoce que en cierta ocasión, dejó a Rusia sin vodka. Sueña con el regreso de la URSS.

Lo cierto es que son del mismo palo que Neru. Porque en cuanto han tenido oportunidad, se han comido los barrotes y han excavado un agujero a través del plástico barato de la jaula. Los he encontrado en una de las habitaciones, haciendo un reconocimiento del terreno.


Son rápidos. Han conseguido escapar por el pasillo. En pocos segundos se han atrincherado en el salón. Cerraron la puerta y, desde un punto estratégico, situado encima de la mesa, han comenzado a defenderse como la Madre Patria les ha enseñado.


Por suerte, he podido atraparlos, y tras una pequeña escaramuza, los he devuelto a donde deberán vivir a partir de ahora. Y hay que precisar el hecho de que viven casi mejor que yo. Un palacio para roedores, dos pisos, con un puto iglú para ellos sólos, cerca del centro (del salón de casa), todo primeras comodidades.

El único problema que encuentro es que, simplemente, son rusos. Por lo que, técnicamente, son ellos quienes me tienen a mí. Son ellos los que me sacan de la jaula y me sacan a que me dé el aire. Es algo extraño.

En cuanto a su alimentación, es relativamente distinta a la del hamster común o a la del hamster imaginario.

Rasputín come carne humana.

Vodka, dinero.

Y beben vodka, obviamente.

Y, quitando esta primera y espero que única lucha que hemos tenido, creo que hemos encajado bastante bien. Ellos comen, duermen, y por la noche, hacen algo de ruido, que imagino que será de jugar con su rueda o escarbar o yo que sé. Mucho mejor que con Neru, desde luego. Al menos no tengo que preocuparme por si intentan echarme del piso, o peor aún, echarme del blog. Sí, de hecho, duermo más tranquilo por las noches ya quQr3a dwioq9slkwe77sdgr
Rt
45y
4 feerd6687w45dg

Мы взяли под свой контроль этот блог в качестве первого шага в нашем преступление против этой маленькой стране, известной как Испания. С уважением, Распутина и водки.

Больше я боюсь, что мы лучше.
READ MORE - Por la Madre Patria: Algo así no puede ser sano III.

Mi compañero de piso.

3 feb. 2012

Muchos recordarán cómo introduje a uno de los personajes más recurrentes del blog, aquel ser metamorfo e incoherente, capaz de cualquier burrada lexicosemántica y morfosintáctica. Hablo de Mota, por supuesto.

Mota cumple dos funciones básicas: la primera, por supuesto, siendo la de entretener al respetable con sus chorradas y la segunda, la de hacernos ver que da igual lo mal que escribas, siempre habrá alguien peor que tú. Sí, soy muy retorcido. Como si me importara, vamos. La cuestión es que no me parece justo mostrar sólo la lacra y mugre de mi vida social. No todo es malo.

Claro está, llega el momento en la vida de todo hombre (o mujer, pero ya me entienden) en el que debe dejar atrás el hogar. O sea, rascarse los cojones y emanciparse, vamos. Tampoco es que le tenga cariño al mío, y siendo Águilas, menos. Y así acabé en Murcia, estudiando (o no estudiando) letras. Cosas de la vida.

Mi piso está relativamente bien, he de admitir. El alquiler es algo caro, pero puedo entenderlo: El piso es más grande que mi puta casa. Con patio incluido. Patio que sigue siendo territorio de mi coneja, Neru.

Sigue igual que siempre, por cierto.

Pero sin duda, lo mejor de todo es mi compañero de piso. Tengo varios, mas hablo de uno en concreto. Es un tipo singular, cuanto menos. Parece vivir en su propio mundo, en el buen sentido. Supongo. Quiero pensar que lo es. Tampoco es que yo sea el hombre más normal del mundo. Lo gracioso es lo bien que nos compenetramos, hasta cierto punto.

Cosas que solemos hacer para no aburrirnos, bastantes hay. Son auténticas gilipolleces, pero somos estudiantes y no podemos permitirnos un entretenimiento de más calidad. Y mi Internet va a 70 Kbits/s, así de tercermundistas somos.

La mayor parte del tiempo, cuando estamos en casa, solemos hablar entre nosotros, si no con un acento murciano marcadísimo, como si fuéramos vulgares canis. ¿Por qué? Porque es divertido. Lo preocupante es lo bien que le sale al muy cabrón. Otra cosa que se le da muy bien es imitar a los demás. Sobre todo a antiguos profesores que hemos tenido, imagínate el cachondeo. 

Otra actividad que merece ser mencionada es la de quitarle casi todo el volumen a la tele y doblar nosotros a los personajes. De este modo, hasta Mujeres Desesperadas puede ser divertidísima. Aunque bueno, en esta ocasión, todos los diálogos se pueden sustituir por “Eres una zorra” y “Empótrame”. Y esto es un hecho. Cualquier gilimemez de serie de Divinity o cualquier mierda de la MTV nos sirven para esta práctica. Lo malo es que ya no podemos ver nada sin soltar cualquier chorrada. Ha llegado a un punto preocupante: el otro día vimos un drama, Never Let Me Go, y acabamos rodando por los suelos.

El otro día, lo sorprendí robando material escolar en el Corte Inglés. Sí, sólo serán bolígrafos y lápices, pero robar está (relativamente) mal. Y se le da bien, sorprendentemente bien. Porque además tiene cara de buena persona, ¿sabes? Bueno, según él no es robar, claro. Literalmente: “Si yo iba a comprarlo. Pero pensé: ¿Por qué debería pagarlo? No es robar, sólo me lo he llevado prestado. Lo que pasa es que no lo voy a devolver”. 

Sé que no siempre los compañeros de piso resultan ser como el mío en concreto. Con la convivencia surgen muchos roces y malos rollos, o al menos, puede que surjan. Pero mis experiencias, no sólo con este tipo sino con todos ellos, son bastante positivas.

Y como ya he dicho, no es plan de llenar esto con la lacra de Mota. Que será más divertida, pero en fin. Mi salud mental también es importante, gracias.
READ MORE - Mi compañero de piso.

Malas noticias.

1 feb. 2012

¡Absurdérrimo vuelve!

But of course.


He de decir que me resulta difícil comenzar de nuevo con Absurdérrimo tras tenerlo prácticamente cerrado durante un mes completo. No sé por donde cogerlo. Mejor, me gustan los retos. No, en realidad no. Igual entienden a lo que me refiero. Es decir, ¿cómo debería empezar? Suficiente he tenido con los trabajos y exámenes como para ponerme ahora a filosofar sobre ello.

Pero exámenes a un lado, creo que es necesario decir que, para bien o para mal, Absurdérrimo debe dar por finalizada esta primera, llámala temporada, llámalo x, y comenzar una segunda temporada. Por decirlo así. Segundas partes nunca fueron del todo buenas. Y de las terceras ni hablemos. Aunque es sólo una forma de verlo, la verdad. Realmente, ¿qué es lo que quiero? Que Absurdérrimo tenga un contenido más rico y variado, nada más.

A veces me paro a ver el progreso que se puede apreciar que ha tenido este blog en los dos años y poco que lleva de vida, y por supuesto, los comienzos de Absurdérrimo se pueden tachar de mediocres. Es normal, quiero decir. Quizá en el mismísimo comienzo no se aprecie, pero hubo un momento en el que las entradas trataban sobre temas variadísimos que poco tenían que ver el uno con el otro. Mas en aquellos tiempos, servidor era joven e inocente, y aún no sabía muy bien lo que podía encontrar en la jungla conocida como Internet. Por lo que obviamente, el contenido, el lenguaje, el humor y la crítica se han refinado bastante. No soy ningún genio, ni un gran escritor (y teniendo un blog, menos), ya lo he dicho muchas veces, pero uno va aprendiendo, a hostias si hace falta.

Por hacer una metáfora algo acertada, también por llenar esto con alguna anécdota de mierda, que para algo sirve Blogger, y además, relacionado con el tema que estoy tratando, nombrar no un, si no EL cómic de la Patrulla X que me compré el otro día.

Aquí en Murcia vivo relativamente cerca de varias tiendas de tebeos, así que suelo ir a menudo con mi chica o con algún amigo. Aún me queda algo de dinero de las Navidades, por lo que entre lo poco que puedo ahorrar y eso, siempre acabo llevándome algo a la estantería de casa. En cuando a los X-Men, sigo un criterio sencillo: Si sale Gambito, va a dicha estantería. Y estaba yo echado en la cama pasando las páginas y noto que en cierto momento del cómic aparecen, más o menos en este orden, Spiderman, Thor, Los 4 Fantásticos, el Capitán América y demás parafernalia. Que sí, que no es tan raro (¿Los Vengadores, hola?), pero en fin, me hizo pensar.

Y eso es lo que quiero para Absurdérrimo, a grandes rasgos.

No, no hablo de un crossover, que os conozco. Es básicamente aquel contenido, tíldalo de cajón de sastre, que antaño tenía el blog. Claro que, aquellos que entran bien por las críticas y análisis de anime, bien por las entradas de Shin Megami Tensei, que no se tiren de los pelos, que seguirán abundando (y con todo lo que está haciendo Atlus nuevo más el comienzo de la emisión de Nisemonogatari, más aún), simplemente que por otro lado quiero intentar hacer aquel tipo de entradas estúpidas y absurdas que hacía antes. Pero mejores, por los motivos obvios que ya he mencionado.

Además, voy a pediros que si tenéis cualquier idea, o queréis que trate algún tema en concreto en una entrada, me lo hagais saber. Por un e-mail, o en mi Ask.fm, como queráis. Pero nada de “Oye, haz una crítica de este anime”, porque probablemente (probablemente no, seguro) no tendré tanto tiempo libre como para ponerme a ver un anime o jugar a cualquier videojuego. Asumidlo. Pero que vamos, estoy abierto a peticiones. Que las cumpla o no, es otra cosa.

O sea, que para ir cerrando esto. Absurdérrimo vuelve. Y mejor. Que tampoco es difícil. Pero bueno. 
READ MORE - Malas noticias.

Related Posts with Thumbnails