Cosas que odio.

1 abr. 2012

La verdad, uno ya se cansa de hacer fácil burla de series y sitios web, que más tarde son tomadas en serio, increíblemente. No, de verdad, ¿K-ON y entradas similares? La virgen. Y aún habrá alguien que se creerá que eran entradas serias que reflejaban mi pensamiento y opinión y tal. Pero que en fin. Repito, por si las moscas. Un amplio porcentaje de las entradas que escribo, por favor, no son para tomárselas en serio.

Por lo que, poniéndonos en una de esas ocasiones en las que hablo, escrito y comunico con franqueza, he pensado salirme más de la tangente. Vamos a ver, no soy ningún amargado, pero como tú y como tu hermana, tengo mis manías y mis cosas que no soporto. Cosas que odio. Es fácil cuando es algo tan específico como X anime o Y videojuego, pero hablando en términos generales, no lo es. Porque aquí no hay nada de odio gratuito. Casi todo tiene un motivo tras de sí. Sinceramente, no pretendo ni quiero que estéis de acuerdo, o en desacuerdo, conmigo. Sólo que entendáis hasta cierto punto el por qué de mi falta de gusto sobre ciertas cosas.

Pues eso. Cosas que odio.

Las Blackberries.



Me refiero realmente a todo el fenómeno que ha surgido con los nuevos teléfonos móviles de última generación. Aunque si, para qué os voy a engañar: Las Blackberries son feas de cojones. Esto es así. Si tienes una, francamente, dudo de tu sentido del buen gusto.

Como si los móviles no hicieran parecer lo suficientemente gilipollas a la gente, alguien tuvo la idea de hacer que fuera posible conectarse a Internet desde ellos. Y, en fin, tampoco vamos a meternos en detalles sobre Internet esto, Internet esto otro, pero que también daría de qué hablar. Lo que intento decir es lo típico, tachadme de repetitivo, no es nada que no hayas leído ya, pero cada vez somos más esclavos de las nuevas tecnologías. Y en realidad, es esto lo que odio.

Me centro principalmente en los móviles por el simple hecho de que todo el puto mundo tiene uno, y un gran porcentaje de ellos, si no prácticamente todos, tienen posibilidad de acceso a Internet. Que ojo, Internet es una herramienta útil (y lo necesito para publicar este artículo, qué demonios) pero se puede vivir sin conectarse. Yo no tengo Internet en mi puta casa, por ejemplo. Y aquí sigo.

Más cosas, las aplicaciones gratuitas. El Güasap, como sea, ni me voy a dignar en buscar cómo se escribe, es la más notoria y cancerígena. Que sí, que vale, mensajes gratuitos siempre y cuando quieras, muy chachi. Si es la monda, si lo sé. El problema viene cuando nadie, y digo nadie, va por la calle mirando al frente porque está demasiado ocupado comprobando que ninguno de sus ridículos amigotes les ha dejado alguna memez en esta aplicación. En la calle, en el supermercado, en el coche, follando (verídico). En cualquier lado. Da igual. No vaya a ser que sea algo importante. Cuidado. Que los videos de caídas y los Powerpoints de gaticos no pueden esperar.

Lo nuevo.

Lo nuevo, sí. Me explico. Es aquel concepto, aquella idea popular de que cualquier cosa, absolutamente cualquier cosa, si salió al mercado un día después que otra cosa, la primera es ampliamente, infinitamente e indudablemente mejor.

Noté mi odio evidente cuando un compañero me preguntó por mi móvil. En aquella época, pues tampoco eran gran cosa, tenía uno normalito, apenas servía para escuchar música. Este chico, resulta que tenía una versión de mi mismo modelo que salió unos pocos meses después, con alguna tontería más y alguna mejora nimia. Mi compañero se estuvo riendo bastante rato de mí por tener un “móvil de mierda, el mío es muchísimo mejor”.

Este fenómeno también ocurre con bastante frecuencia en otros aspectos que, encima, me gustan. Música. ¿Has escuchado la radio? ¿Cuántos “números uno” hay ya? No menos que remixes de Pitbull, eso seguro. La cuestión es que muchos de los artistas que un día son considerados como lo mejor del momento, a la semana siguiente hay otro insulso grupo o artista con una canción insípida que es igual de insípida que la de la semana anterior, que, ¡magia! Ahora es lo mejor del momento.

Odio esta mentalidad, lo siento. No es que lo viejo o lo clásico sea necesariamente lo mejor o lo peor. Simplemente, un poquito de criterio, señores. Porfa.

Los botellones.

Y los jóvenes se regocijan ignorantes en la ingesta de cantidades ingentes de alcohol, el cual les apartará de la perspectiva de un futuro prolífico.

La cuestión es que, vale, yo soy abstemio, pero en fin, no tengo nada en contra del alcohol. Y tampoco estoy diciendo nada nuevo, esto es la misma mierda de siempre, sáltatelo si quieres. Pero es lo que hay.

Porque los adolescentes son gilipollas. Yo he sido, y casi que sigo siendo uno de ellos, así que lo sé de primera mano. Y, créeme, lo son aún más cuando están reunidos, el grupo de amigotes, bebiendo como si fuera lo mejor y lo más guay que puedas hacer con tu vida, haciendo fotos para Tuenti y pillando comas etílicos.

Pero bueno. Yo leo a Shakespeare y juego a Pokémon. No soy lo suficientemente guay como para decirles qué es lo que tienen que hacer. Así que, lo dejamos aquí.

El anime de Pokémon.

Nunca se puede criticar tanto un anime como se ha criticado y se criticará a la adaptación de Pokémon. Nunca habrá suficiente odio.

Quizá se acuerden del juego (sí, ironía), pero una de sus características principales es la evolución, lo que es el pequeño cambio progresivo que no sólo ves en tu equipo, sino también en tu inocente mente de niño. El juego logra transmitir esto, la sensación de cambio, la sensación de que con esfuerzo puedes cambiar y hacerte mejor. Es una chorrada, pero en los años noventa, esto era a lo que más podía aspirar un videojuego.

No obstante, el anime es siempre igual. Los personajes son siempre iguales. La moralidad es igual. Nada cambia. Sigue siendo la misma mierda hace diez años que ahora. Y lo seguirá siendo, no te quepa duda.

La mala música.

Hay una cosa curiosa que me pasa siempre que escucho mala música: Me pongo de mala hostia. Así puedo distinguir cuando algo es bueno o malo.

Ojo, no digo que la música me guste o no me guste. Eso es otra cosa. Me refiero a un punto crítico, un pilar objetivo desde el cual mirar y admitir si un grupo o género es bueno o no. Por lo que, lo típico, el reguetón, los remixes, música pop moderna, dance, como se llame, toda esa mierda. La basura clásica de la radio. Que el otro día pusieron una de REM, sí, lo sé, pero vamos. Ya me entendéis.

Y estas son las cosas que odio. No sé. Habrá más. No. Hay más. Continuará. Fijo.

9 parida(s):

Young_Link dijo...

Me encanta, sigue haciendo más. xDDD
Las Blackberries esas del diablo se han convertido en la nueva forma de no atender en clase en la Uni. Y también la nueva forma de decir "paso de tu cara" cuando hablas con alguien. En esos momentos me arde la sangre, sí. Además, ¿no os da la impresión de que cada 5 segundos se cae una Blackberry al suelo? O tal vez será cosa mía, porque cualquiera puede oír una Blackberry caerse a dos kilómetros de distancia. ¿Están hechas de móvil Nokia o tienen una aplicación para reproducir un trompazo cada vez que se caen? Total, ya hacen aplicaciones de todo.
La mayor razón por la que odio el anime de Pokemon es por Pikachu. Puta rata. ¿A qué nivel está ya? ¿Al 8000? Nuestro querido Ash Ketchup tampoco se queda sin su cachito de odio, por supuesto. También por ser putamente repetitivo. Hará como 5 años que no veo un capítulo nuevo, pero seguro que con sólo leer el título de alguno soy capaz de hacer un resumen. No tiene misterio.

Y eso, en lo demás estoy tan de acuerdo (como cualquier persona que merezca algo de mi respeto) que ni hablo. Tampoco quiero que mi comentario parezca más grande que la entrada en sí.
Saludos.

Slaughter dijo...

Comprendo y comparto tu punto de vista, sobretodo en los puntos acerca de lo nuevo y la mala música.
Por cierto, ¿tienes pensado continuar LOST EON?

Méndez dijo...

[Young Link]

Tengo pensado, por lo menos, una segunda parte. Que, por Tutatis, ¡no he hablado del fútbol!

Y sí, Blackberries caca y Pikachu (al menos el del anime) caca también.

PD: Hombre, no te preocupes. Leo todos los comentarios, por muy largos (o gilipollescos) que sean.


[Slaughter]

Lo cierto es que sí. Pero no en "cómic". En realidad era la adaptación a cómic de una novela ligera que estoy escribiendo. Dibujarla y todo eso me quitaba demasiado tiempo, y tengo un horario muy apretado.

Puedo considerar el subir los capítulos de dicha novela aquí al blog, acabo de pasar el primero a limpio ayer.

Hash dijo...

Vaya, porfin algo para leer.. bueno, si que discrepamos bastante pero que va, son cosas que pasan...
lo primero si te doy la razón, y quizá lo segundo también...

En un enfoque personal, pues si, odio los Blackberries, son netamente jodidos... y lo nuevo pues también.... es mas odio los celulares, por eso no tengo uno desde hace ya, 4 años...
Lo nuevo pues ni hablar, siempre me pasa con mi ipod, que tratan de hacerme sentir mal porque el mio es todavia de 1era generación, pero va, esta como nuevo, me lo compré con un 60% de descuento del precio real, y ya lleva 6 años conmigo sin fallar ni una sola vez.. es genial, algo viejito pero genial.

lo tercero, pues, si quizá cuando uno es adolescente suena estúpido y claro se hace estupideces (aunque siempre hay excepciones).. pero de ahi uno encuentra su propio camino, siempre he dicho que es bueno cometer errores y probar cosas que son prohibidas (en realidad no se como llamarlas), pero probarlas, al fin de cuentas de todo eso se aprende.. bueno algo así.

Lo de pokemón pues, yo crecí viendo dragon ball y pokemón, hasta los primeros 150 pokemones, asi que ya entenderás...

y la mala música, bueno, hay cosas inaceptables como el reggeton, o alguna otra mierda que no posee ni ritmo ni buena letra... pero que va, yo siempre escucho las clásicas, son buenas, quizá si sea mi problema psicologico que causa que no me pueda despegar de las cosas pasadas y viva solo en ello.

que mas, lo siento si escrito un testamento, deben ser los medicamentos, pero es bueno tenerlo de vuelta, ya sabe, no siempre uno se identifica con sus entradas, es más, jamás supe de que se trataban muchas de ellas.. haha

Cuidese, un abrazo
;)

Calave dijo...

A mi también me encantaría generalizar acerca del botellón y las sustancias dopantes pero no puedo porque el camello de mi clase es el mismo que lleva 3 dieces seguidos en Física... que sensación de hundimiento...

+902 a lo de las Blackberries, si no las diesen gratis al cambiarte de operador veríamos quien la tendría...

peter_traicer dijo...

Pues yo tengo un puto Blackberry, pero vaya que es una mierda, apenas lo uso para llamar y eso, XD

Concuerdo totalmente con el botellon y con pokemon.
No me interesa que ka gente tome, muchos de mis amigos lo hacen, pero pensar que es lo mejor y que no hay nada mejor, es estupido. De pokemon no voy a hablar, solo podria salir mierda de mi mente.
Totalmente representado con eso. Y la mala musica es una mierda, a mi tambien me enoja. Puto reggeton o como mierda se escriba.

Méndez dijo...

[Hash]

Qué bueno leerte de nuevo, espero que estés bien. Gracias por tu comentario, y no pasa nada, no se puede estar siempre de acuerdo en todo.


[Calave]

No te engañes, se la chupa al profesor. Y sí, Blackberry caca, ya lo he dicho.


[Peter]

A ver, si yo también tengo uno de esos Android raros nuevos superchachis. Porque se me rompió el mío viejo, no por otra cosa. La cuestión es la sobreexplotación de dichos artilugios. Y que apestan.

Gracias por tus fieles comentarios, un saludo.

Rodatam dijo...

Me encantan este tipo de entradas, Méndez xD

De hecho, me están dando ganas de hacerme un blog para descargar mi intenso odio hacia Studio DEEN y demás cosas que me joden el día. Pero en especial hacia esos cabrones por mutilar vilmente mis historias favoritas.

Los muy mamones han convertido en mierda infecta absolutamente TODA la obra de 07th Expansion. Media fanbase de Higurashi sin enterarse ni un carajo del argumento, por la basura de adaptación que han hecho, y recordando los cuatro primeros arcos por el PUTO GORE. ¡En la novela original eran preciosos y tenían sentimiento, me cago en dios DEEEEN! ¡Y lo peor es que vi esa basura antes de leer nada porque en aquella época no sabía inglés! Estoy contaminado.

Y a Umineko se lo han cargado aún más. ¡Ver ese lamentable y nada disfrutable anime sólo vale para spoilearte, destrozarte y arruinarte una épica novela que le mete 10 patadas a la de Higurashi!

Coño, me cago en dios. Joder. Nnnnngggg. ¿¡Por qué lo hacen!? ¿Y por qué la gente me ataca cuando digo la verdaddaslfkjaskfj? Coño, qué coraje.

Un saludo y tenga usted un buen día~

cepa261292 dijo...

A mi la gente me acosa por el whatsapp,y les insisto en que los Social Link hay que subirlos cara a cara, pero ellos insisten en que no saben que cojones es un Social Link. A veces me pregunto por que me molesto en mirar sus mensajes

Related Posts with Thumbnails